Sunday, May 09, 2021

Gobernador dice que California no tiene fecha para relajar restricciones

Los Ángeles, 22 abr (EFE).- El gobernador de California, Gavin Newsom, dejó en claro este miércoles que California mantendría las ordenes de permanecer en casa para todo el estado, y que no hay una fecha establecida para relajar las restricciones por COVID-19.

“Si piensan que vamos a escuchar que estamos reabriendo grandes sectores de nuestra sociedad, no. No estamos preparados para hacerlo hoy”, dijo Newsom durante una teleconferencia.

El mensaje del demócrata llega cuando algunos condados y ciudades han comenzado a abrir campos de golf y parques a través del estado.

No obstante, California dará avances importantes en el control del brote para poder cumplir las guías para una reapertura de las actividades económicas.

Newsom anunció varios esfuerzos para aumentar la aplicación de pruebas de detección en residentes del estado.

Este miércoles en una llamada telefónica, el presidente Donald Trump se comprometió con California a surtir miles de pruebas. Se espera que lleguen 100.000 pruebas de COVID-19 al estado esta semana, y 250.000 a finales de abril.

La falta de pruebas para detectar la enfermedad ha sido uno de los mayores obstáculos. Precisamente el martes se reveló que las primeras muertes por COVID-19 en el país se dieron mucho antes de la reportada el pasado 29 de febrero en el área de Seattle, Washington.

Así lo han revelado las autoridades sanitarias del condado de Santa Clara, norte de California, que explicaron en un comunicado que las autopsias de dos personas que murieron en sus hogares los pasados 6 y el 17 de febrero han revelado que enfermaron de COVID-19.

Para las primeras semanas de febrero las pruebas disponibles en el estado eran muy pocas. Y a fines de marzo en todo el estado apenas se realizaban alrededor de 2.000 pruebas de COVID-19 por día.

El número ha aumentado a 16.000 por día, pero se necesita escalar hasta aplicar entre 60.000 y 80.000 pruebas diarias en un futuro cercano, recalcó el gobernador.

Entre los esfuerzos para identificar los casos positivos, el gobernador también anunció una campaña en la que participan cerca de 10.000 “rastreadores” para ubicar a las personas que han tenido contacto con pacientes positivos.

Desde este miércoles el gobernador autorizó a hospitales y médicos a programar cirugías esenciales. El cambio se está haciendo en coordinación con los estados de Washington y Oregón.