Friday, October 22, 2021

Rechazan moción para extender cierre de playas en el sur de California

Los Ángeles 29 abr (EFE).– El Concejo de la ciudad costera de Newport Beach, en el sur de California, rechazó la noche de este martes una medida para cerrar sus playas durante los próximos tres fines de semana en mayo para evitar aglomeraciones en medio de la relajación de medidas en la lucha contra el COVID-19.

La moción de emergencia se había presentado tras los miles de bañistas que el pasado fin de semana se agolparon en las playas del condado de Orange, al que pertenece la ciudad, y que pusieron en riesgo el distanciamiento social recomendado para tratar de evitar los contagios de coronavirus.

Aunque se mantuvieron cerrados los aparcamientos, la apertura de las playas convocó a miles de bañistas, situación que fue criticada por el gobernador, Gavin Newsom.

En un comunicado previo, la ciudad había dicho que “la gran mayoría de los visitantes de la playa el fin de semana pasado estaban practicando el distanciamiento social”.

Por ello, los concejales recomendaron que las autoridades de la ciudad aumentaran la vigilancia sobre la aplicación del distanciamiento social, e incluso apoyaron entregar multas a cualquiera que no siga las recomendaciones de mantenerse a seis pies de distancia de otro grupo de bañistas que estén en la playa.

La ciudad aseguró que “continuará comunicando la importancia crítica del distanciamiento social responsable y el cumplimiento de la orden del gobernador de” quedarse en casa “durante los próximos fines de semana”, asegura el comunicado.

Tras las imágenes de las multitudes de bañistas, Newsom dijo que “el virus no se toma el fin de semana”, advirtiendo que estas aglomeraciones podían echar atrás los logros para contener la pandemia.

California fue el primer estado en declarar el confinamiento en el país, el pasado 19 de marzo.

Newsom no ha dado una fecha específica para comenzar a relajar las órdenes de confinamiento, aunque advirtió que en las próximas semanas tiendas minoristas y fábricas podrían retomar sus labores, dejando aún en pausa a gimnasios y salones de belleza, entre otros negocios.

Con cerca de 40 millones de habitantes, el Estado Dorado ha registrado hasta este martes 45.031 casos positivos de COVID-19 y los decesos de infectados con el virus rozan las 1.800, según datos del Departamento de Salud de California.