Saturday, October 23, 2021

Cafeteros latinoamericanos mantienen sus precios y el mercado pese al COVID-19

El precio del café en la Bolsa de valores de Nueva York avanzó en promedio mensual de los 91,6 centavos de dólar por libra en abril de 2019 a los 1,13 dólares del mismo mes de 2020. EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo

Bogotá, 9 may (EFE).- El sector cafetero de Latinoamérica, origen de la mayor producción del mundo, soporta la embestida del coronavirus con dificultades para la recolección por escasez de mano de obra pero en una situación positiva debido al aumento del consumo del café en el hogar, que ha mejorado los precios del producto, entre otros factores.

El presidente del Conselho dos Exportadores de Café do Brasil (Cecafé), Nelson Carvalhaes, manifestó a Efe que el sector se encuentra en una situación positiva “debido a la reducción de los inventarios en el mercado mundial y al aumento del consumo en el hogar, incluso durante este período de pandemia, que contribuyó a una mejora de los precios”.

“Por el momento, las exportaciones brasileñas de café al mundo ocurren normalmente. La expectativa para los próximos meses es continuar con un ritmo positivo de exportaciones”, destacó.

LOS PRECIOS Y LA DEVALUACIÓN

El precio del café en todos los países productores varía de acuerdo a los diferenciales en relación al precio de bolsa. No obstante, se tiene que los precios en el parqué neoyorquino avanzaron en promedio mensual de los 91,6 centavos de dólar por libra de abril de 2019 a 1,13 dólares del mismo mes de 2020. En diciembre pasado se alcanzó el valor de 1,29 dólares por libra.

El gerente de Mercadeo e Innovación en Expocafé, Alejandro Lozano, consideró en declaraciones a Efe en Colombia que “la devaluación siempre será la mejor amiga de las exportaciones y es una oportunidad a capitalizar”.

“A pesar de la mejora en los precios internos vía devaluación y el repunte de la cotización del café arábico en la Bolsa de Nueva York, el efecto precio se ve afectado por la disminución en la producción y por el efecto adverso dado el encarecimiento de los fertilizantes importados”, analizó.

Vélez resaltó que “Colombia se ha beneficiado de una devaluación del peso”, pero también de “un incremento del diferencial o la prima que se paga por el café colombiano en el mercado internacional, que hoy en día está por los lados de cincuenta centavos de dólar”.

EL CAFÉ, “UN GRAN COMPAÑERO EN TIEMPOS DE CRISIS”

Registro de un barista al preparar una taza de café en un comercio especializado en esta bebida, en Medellín (Colombia). EFE/Luis Eduardo Noriega/Archivo

Carvalhaes destacó que con bajas tasas de interés y el crédito existente para el productor de Brasil, país que posee casi el 40 % del mercado mundial del café, los cultivos y la estructura comercial continuarán “funcionando correctamente, contribuyendo a mantener el ritmo de las exportaciones”.

“El café siempre ha sido un gran compañero en tiempos de crisis y tal vez se afecte menos que otros productos básicos”, agregó.

Roberto Vélez se mostró “muy optimista” con un escenario de producción en Colombia de 14 millones de sacos, ya que con estos niveles de precios “la cosecha cafetera pasará de 7,2 billones de pesos (unos 1.800 millones de dólares) de 2019 a más de 9 billones de pesos en 2020 (unos 2.200 millones de dólares), casi un 30 % más de ingresos en manos del sector cafetero”.

UN CAFÉ FUERA DE CASA

El mercado de cafés especiales, según Nelson Carvalhaes, “indudablemente sentirá el impacto de la reducción de la demanda”, y en términos generales “todavía es muy temprano para cualquier proyección, debido a las incertidumbres que nos trae la pandemia, pero todo indica que serán meses difíciles”.

El hondureño Funez señaló que el COVID-19 “afectará la demanda del aromático en los países consumidores y a nivel nacional; los canales de distribución y segmentos de mercado de mayor participación para los distintos tipos de café cambiarán, ya que la mayoría de las cafeterías están cerradas”.

Daniel Salazar Castellanos