Saturday, October 16, 2021

Atwater, California, se declara “ciudad santuario de negocios” para reabrir

Los Ángeles, 15 may (EFE).- El Concejo de Atwater, California, aprobó este viernes declarar a esa localidad como “ciudad santuario para todas los negocios”, lo que permite a los propietarios abrir sus puertas a pesar de la orden de quedarse en casa que aún rige en el estado por la pandemia de COVID-19.

La resolución aprobada “afirma el compromiso de la ciudad con los derechos constitucionales fundamentales”, y de los dueños de empresas que necesitan echar a andar sus negocios.

Las organizaciones sin fines de lucro, como las iglesias, también pueden reabrir bajo la nueva resolución, informaron medios locales.

El alcalde de Atwater, Paul Creighton, dijo al periódico Sun Star que bajo esta declaración la policía no aplicará sanciones contra los negocios que abran, aunque vayan contra las normas estatales.

California está en la fase dos de reapertura. La semana pasada el gobernador Gavin Newsom permitió que ciertos negocios no esenciales como floristerías, librerías y jugueterías, entre otros, abrieran sus puertas pero solo para recoger pedidos.

El Gobierno estatal también comenzó un proceso de certificación para permitir que condados que no tienen tantos casos de COVID-19 puedan avanzar más rápido en la reapertura.

Sin embargo, el condado de Merced en el Valle Central, donde está ubicada la ciudad de Atwater, no es uno de los condados aprobados para hacerlo por no cumplir con los requerimientos.

Según datos del Censo, Atwater tiene cerca de 28.100 habitantes, de los que 57,6 % son latinos.

La rebelión de la ciudad no sería la única, y varios empresarios están presionando al Gobierno estatal para acelerar la reapertura.

El condado de Alameda ha ordenado a la compañía Tesla que cese la producción en su factoría de Fremont después de que el fundador de la empresa, Elon Musk, decidiese ignorar las órdenes de las autoridades y reanudar el montaje de vehículos el lunes pasado.

Pequeños empresarios también se han manifestado en contra y esta semana Sean Covell, propietario de tres gimnasios en Sacramento, West Sacramento y Lodi, en el norte del estado, presentó una demanda contra California después de que funcionarios del condado le enviaran una carta prohibiéndole reabrir durante la pandemia de coronavirus. La demanda argumenta que las órdenes del estado son inconstitucionales.

En un comunicado, los abogados de Covell dijeron que están buscando una orden de restricción temporal que permita que se reúnan hasta 50 personas cumpliendo con las directrices de los Centros de Control y Prevención y Enfermedades (CDC) sobre distanciamiento social.

De acuerdo al Departamento de Salud de California hasta este viernes los casos positivos de COVID-19 eran 74.936. Actualmente 3.157 pacientes contagiados se encuentran hospitalizados, 1.067 están en cuidados intensivos. Al menos 3.108 personas contagiados con el virus han fallecido.