La Oferta

May 18, 2024

COVID -19 Y LOS NIÑOS

A mi manera.

Juan Carlos Valderrama.

Al parecer ni los niños están a salvo de la pandemia COVID-19 y es que se han venido dando, en diferentes lugares del mundo tales como Europa, el Reino Unido y Estados Unidos, casos de interés para la comunidad científica lo que hace que los médicos sospechen que el COVID-19 esté relacionado, pero que ni ellos están seguros. La preocupación principal  y en especial es para  los padres de familia de estos niños afectados por una serie de sintomatología tan variada y compleja que ni los mismos médicos parece que pudieran encuadrarlo en una categoría diagnóstica.

Lo han denominado Síndrome Inflamatorio Pediátrico Multisistema PMIS en inglés, previamente lo confundieron con el síndrome de Kawasaki, otros con el síndrome de Shock Tóxico que ocurre cuando el cuerpo ha sido expuesto a toxinas liberadas durante infecciones bacterianas. Algunos médicos lo relacionan directamente con el COVID-19, otros dudan porque algunos niños dieron positivo a la prueba de infección activa por COVID-19 o han presentado anticuerpos que sugieren que estuvieron expuestos al virus en algún momento y otros dieron negativo a la prueba de infección activa como a la de anticuerpos. Esto nos lleva a cuestionar la confiabilidad y precisión de las pruebas.

Eva Cheung, cardióloga, pediatra y especialista en cuidados intensivos en el Hospital Infantil Presbiteriano Morgan Stanley de Nueva York “si cree que este nuevo Síndrome está relacionado con el COVID -19”.

George Ofori –Amanfo  jefe de la división de cuidados intensivos pediátricos  en el Hospital Infantil Kravis Monte Sinaí sospecha que los niños que desarrollan este síndrome estuvieron expuestos al coronavirus  y que, por alguna razón, su  cuerpo produjo una respuesta inmunitaria exagerada, muy parecida a las “tormentas de citocinas” podrían “presentar una respuesta inmunitaria anormal y agresiva al COVID 19… y esa respuesta inmunitaria es tan agresiva que afecta el funcionamiento de otros órganos y su capacidad para mantener su presión sanguínea”.

Especialistas de la Clínica Mayo, una de las más prestigiosas de los Estados Unidos y del mundo, nos dicen que los niños de todas las edades pueden enfermare con la enfermedad del COVID-19. Pero la mayoría de los niños afectados generalmente no se enferman con tanta gravedad como los adultos y algunos quizás no presenten ningún síntoma talvez se presente como “un simple resfriado con fiebre y goteo de líquido por la nariz, tos, fatiga, dolores musculares, vómitos y diarreas, claro está que todos los síntomas no siempre están presentes particularmente en todos los casos, es decir algunos presentarán uno o más de ellos”.

En la Salud de los niños, Kids Health revisado por Jonathan M Miller, MD. incluye estos síntomas que los médicos están tratando de descubrir cómo se relacionan con la infección por el coronavirus tales como “fiebre de varios días de duración, dolor abdominal, vómitos o diarrea, erupciones en la piel, labios rojos secos o agrietados, ojos rojos, hinchazón de manos o pies, dolor en las articulaciones, mareos, problemas en la vista, dolor  de cabeza, palidez. Tenga mucho cuidado si presenta además dolor de garganta, respiración rápida o agitada, temblores, escalofríos, perdida del sentido del gusto o del olfato”.

La médico pediatra de la Universidad de Columbia Edith Bracho Sánchez miembro de la American Academy of Pediatrics, en una entrevista a la CNN destaca que “si su niña/o tiene más de cuatro días con fiebre, dolor abdominal, sarpullido en la piel, ojos rojos e hinchazón de manos y pies, debe avisar al pediatra o acudir al servicio de emergencia”.

De acuerdo a Rebecca Pellet Madan Profesora Adjunta de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Medicina Grossmann de la Universidad de Nueva York, “Nadie sabe con certeza qué es lo ocurre, ni siquiera saben de qué enfermedad se trataæ.

Y, como un aporte importante, diré que el CDC el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos ha definido el Síndrome Inflamatorio Multisistémico en niños (MIS-C) como “una afección en al que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse, incluidos el corazón, los  pulmones, los  riñones, el cerebro, la  piel, los ojos o los órganos gastrointestinales”.

Señor padre o madre de familia mi recomendación es que se eduque e informe además que busque de inmediato un asesoramiento y consejo médico, una atención clínica para un adecuado diagnóstico y tratamiento si algo de lo que ha leído líneas arriba se encuentra pasándole a su hijo/a porque en estos tiempos el enemigo mortal COVID-19 se encuentra amenazando a todos y ni siquiera los niños se encuentran a salvo.