Thursday, October 21, 2021

La ciudad peruana de Pisco encuentra orgullo e identidad en la educación ambiental

Lima, 7 jun (EFE).- Pisco, una de las ciudades de Perú más sensibles al cambio climático y que fuera devastada por un terremoto en 2007, está encontrando en la educación ambiental y en los proyectos que desarrollan para formarse en la defensa del ecosistema un motivo de “orgullo e identidad”.

Desde hace más de una década, en el marco de una iniciativa impulsada por Camisea, la explotación de gas operada por Pluspetrol, y las autoridades estatales y regionales, más de 13.000 estudiantes de inicial, primaria y secundaria han protagonizado un programa de educación ambiental que no solo ha tenido éxito en “sensibilizar” a los jóvenes, sino que ha convertido esa conciencia ambiental en una creciente “seña de identidad” local.

Así al menos lo consideraron a Efe responsables locales de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL), directores de los colegios de la ciudad y las empresas que financian la iniciativa.

COMPROMISO Y ORGULLO

“Nosotros nos sumamos a un proyecto de Perú, que además tenía presente las características de Pisco, su cultura, idiosincrasia, geografía y sentido de la identidad… En ese contexto se desarrolla una iniciativa que buscaba sensibilizar a la comunidad educativa en el cuidado ambiental”, explicó Christian Virrueta, jefe de Relaciones Institucionales de Pluspetrol, operador de Camisea.

La empresa, que cuenta con una planta de gas natural en la zona de Pisco, invirtió ya más de medio millón de dólares en formar a los maestros de la localidad en temas ambientales para que éstos desarrollen programas en las escuelas.

“El trasfondo siempre es sensibilizar en el cuidado del ambiente, en el reciclaje de materiales, en el ahorro de energía, en consumir poco, volver a usar y reciclar, en sacar lo máximo sin destruir… En la gestión sostenible y en la posibilidad de hacer viable la convivencia armoniosa entre el desarrollo económico y el ambiente”, apuntó Virrueta.

Tras once años, esta iniciativa, a su juicio, ya se reveló como un “éxito”, aunque solo sea por el “compromiso” constante de las escuelas, maestros, alumnos y padres que han hecho de la educación ambiental parte fundamental del currículo escolar.

De hecho, tal es así que colegios de Pisco han sido reconocidos sistemáticamente a nivel regional por sus “logros ambientales destacados”, para satisfacción de todos los implicados, que han generado “una identidad y un gran refuerzo a la autoestima” local.

“Este es un asunto que se veía como algo secundario, pero es esencial. La educación ambiental ha generado identidad en Pisco: el apoyo al medio ambiente desarrolla una identidad de conciencia local que al mismo tiempo se proyecta al mundo global”, razonó Virrueta.

EDUCACIÓN ESENCIAL

Isidoro Almeyda, el especialista de Ciencia y Ambiente de la UGEL de Pisco, se mostró convencido de la importancia de la formación ambiental para generar conciencia en los niños, algo “vital no solo para el medio, o las especies animales, sino también para nosotros”.

“Educar en temas ambientales es una respuesta obvia para los problemas que tenemos”, indicó en declaraciones a Efe el funcionario, en referencia a la situación de Pisco, afectada por la desertificación, el agotamiento de los recursos y por encontrarse además en una zona de alto riesgo sísmico, como demostró el terremoto que en 2007 destruyó gran parte de la ciudad.

Para Almeyda, el éxito de la iniciativa está siendo que los jóvenes ya se han apropiado de esta conciencia, se asocian para impulsar la defensa de la naturaleza e incluso denuncian malos usos del territorio que dañan el equilibrio medioambiental.

COMPOST Y MÁS

Mirian Huasasquiche, directora de la Institución Educativa José de la Torre Ugarte, es una de las más satisfechas y orgullosas de esta actitud de los jóvenes pisqueños.

No en vano, su escuela ha sido reconocida durante los últimos cinco años como la más destacada en las actividades de formación ambiental de toda la región de Ica, donde se ubica Pisco.

“Está claro que las escuelas debemos promover el cuidado del entorno, es beneficioso para todos. Es una forma de poner en valor y en aportar al bien común de la sociedad.Y es importante que se empodere a los niños en esta práctica, de hábitos y conductas”, dijo a Efe.

En su escuela, el alumnado de todos los ciclos participa en actividades ambientales, que van desde la separación de basura para el reciclaje a cultivar huertos ecológicos, pasando por la realización de campañas de difusión.

“En 2019 obtuvimos un logro destacado por varios proyectos, como por ejemplo la elaboración de compost con los residuos que niños y niñas dejaban de sus refrigerios. Eso se trabajó con los desechos de nuestros los jardines y se elaboró un buen abono natural”, contó la directora.

La educadora deseó que en el futuro, los alumnos de su escuela sigan siendo “ejemplo” del “amor por la naturaleza y la lucha en defensa del ambiente”, sea cual sea el rol que les toque desempeñar en el futuro.

“Para la institución educativa, es un orgullo este enfoque ambiental, que lleva e amor por el que se vive. Es también un compromiso para seguir apostando por dar una visión a nuestros niños, para que practiquen e innoven y sigan conservando la naturaleza, porque eso nos beneficia a todos”, razonó.