Friday, September 25, 2020

Restricciones y miedo a COVID-19 impactan migración en frontera EEUU-México

Fotografía del 22 de febrero donde aparece el portavoz de la Patrulla Fronteriza, Daniel Hernández, mientras habla con una inmigrante hondureña tras entregarse junto a sus tres hijos, en la frontera de Arizona con México (EE.UU.). EFE/Paula Díaz/Archivo

Tucson (AZ), 13 jun (EFE News).- La frontera entre Estados Unidos y México se ha transformado radicalmente en el último año por las duras políticas migratorias de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, que aunadas al miedo y las restricciones generadas por la pandemia de COVID-19 están teniendo un duro impacto en la inmigración proveniente de países centroamericanos.

De acuerdo con las más recientes cifras dadas a conocer el viernes por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en mayo pasado fueron arrestados un total de 23.118 migrantes indocumentados a lo largo de la frontera con México. Esto representa un descenso de 84 % frente a las 144.116 detenciones reportadas en mayo de 2019, una cifra récord en un solo mes durante la presente administración, iniciada en enero de 2017.

De acuerdo con CBP, 82 % de los arrestos en la frontera en mayo pasado correspondieron a migrantes mexicanos, mientras que 13 % fueron personas originarias del Triangulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Es una gran diferencia si se compara con mayo de 2019, cuando 72 % de las detenciones correspondieron a migrantes del Triangulo Norte, en su mayoría unidades familiares, y solo 16 % a mexicanos.

Analistas consideran que este descenso en las detenciones se debe a una serie de factores que están impactando el flujo migratorio, la COVID-19 uno de ellos.

“El coronavirus cerró las fronteras. Es importante recordar que no solo la frontera de Estados Unidos con México está cerrada, sino también está cerrada la frontera de México con Guatemala, que hay cierres en las fronteras de El Salvador, de Honduras”, dijo a Efe Elena Olea, directora asociada de Alianza Américas, una red trasnacional enfocada en mejorar la calidad vida de las personas en el corredor migratorio EE.UU.-México-Centroamérica.

Mientras que el año pasado las continuas llegadas de caravanas provenientes de Centroamérica a la frontera de México con Estados Unidos acaparaban los titulares en los medios de comunicación, en los últimos meses no se ha vuelto a organizar ninguna de ellas.

La simple salida de los migrantes centroamericanos de sus países de origen se ha vuelto más difícil, pues se requiere de mayores esfuerzos y recursos para poder atravesar las fronteras de forma clandestina y llegar a Estados Unidos.

La mayoría de los albergues que asisten los migrantes centroamericanos en su camino están cerrados, muchos de ellos por el temor a la COVID-19.

“Por el otro lado, la información ya ha circulado por toda la ruta que la frontera entre Estados Unidos y México está cerrada, que es más difícil obtener el asilo; todos estos factores hacen que las personas estén pensando en mejor no salir de sus países”, dijo Olea.

En los últimos meses la Administración Trump ha implementado duras medidas como “deportaciones exprés” en las que, de acuerdo con CBP, en menos de dos horas un migrante indocumentado que es arrestado en la frontera es deportado de regreso a territorio mexicano. Desde que se instrumentó la medida a finales de marzo han sido deportados 43.000 migrantes de esta manera en la frontera.

Las medidas tomadas por la presente Administración para cerrar las cortes de inmigración ha incrementado el tiempo de espera en la frontera para migrantes que esperan su turno para presentar su caso de asilo.

Este proceso se podría complicar aun más después de que en esta semana se anunciara que el Gobierno de Trump propone ampliar y establecer nuevas restricciones al proceso de asilo. La propuesta afectaría a personas que llegan a este país sin haber solicitado asilo en otros países.

“La presente Administración está terminando con todas las protecciones que por ley se les deben otorgar a las personas que buscan asilo, está quebrantando nuestro propio sistema y violando derechos fundamentales”, dijo a Efe Anna Ochoa O’Leary, codirectora del Instituto de Migración Binacional de la Universidad de Arizona con base en Tucson.

Indicó que la deportación de menores indocumentados sin darles la oportunidad de presentar una solicitud de asilo está teniendo un efecto negativo en todas las personas que buscan protección escapando de la violencia de sus países.