La Oferta

April 19, 2024

COVID -19, DACA Y LOS DREAMERS.

A mi manera.

Juan Carlos Valderrama

Primero hay que ubicar DACA, Programa de Acción Diferida para los llegados en la infancia, como una acción ejecutiva temporal tras décadas de negociaciones fallidas en el congreso y ambigüedades políticas; trataré de establecer su definición y alcances, así como contextualizarla.

La acción diferida es el uso de la discreción procesal, para diferir la acción procesal de remoción o deportación de una persona por un periodo de tiempo determinado, no proporciona derecho a la ciudadanía, ni estatus legal, sí da derecho a la autorización de empleo, obtención de licencias de conducir, ingreso a la universidad, pago de impuestos, trabajo legal de alrededor de 700.000 beneficiarios quienes salieron de las sombras. 54% compraron su primer coche,12% compró una casa, 98% son bilingües,17% está casado con un ciudadano estadounidense y un 26% tuvo un hijo con uno de ellos de acuerdo al Centro Pew Research.

Considerados como héroes están y estuvieron en la primera línea de contención cumpliendo un trabajo esencial frente a la pandemia COVID-19, cumpliendo todo tipo de profesiones, en las salas de emergencias doctores, enfermeras, paramédicos y asistentes médicos. También respondiendo ante los accidentes automovilísticos, dentistas, farmacéuticos, operadores de radio y teléfono de emergencias, están alrededor de 27.000 dreamers o soñadores. Laboran 59.500 en el sector de alimentos; 54.000 entre trabajadores de supermercados y ventas al menudeo; unos 40.000 en agricultura, transporte y otros oficios; muchos, desafortunadamente perdieron sus vidas.

La administración demócrata, través de la Secretaría de Seguridad Nacional estableció criterios que dio a conocer sobre quienes llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años, tengan menos de 31 años y carezcan de estatus legal al 15 de junio del 2012, habiendo residido  continuamente desde el 15 de junio del 2007, y que estuvieran físicamente presente en Estados Unidos al momento de la petición, estuvieran en la escuela, la hayan finalizado, se hayan graduado u obtenido un GED, sean veteranos de la Guardia Costera o de las Fuerzas Armadas y no hayan sido condenados por un delito grave, un delito menor significativo o tres o más delitos menores y no constituyan una amenaza para la seguridad nacional o pública, para que puedan solicitar la acción diferida por un periodo de dos años sujeto a renovación.

Al establecerse un cambio de administración no se aceptó solicitudes nuevas y se le puso fin mediante un memorándum básico de anulación en el 2017; a través de tribunales menores e impugnaciones DACA ha sobrevivido a la fecha.

Los niveles de ansiedad, angustia, tensión y temor son extremos en espera de la decisión final sobre la eliminación, cancelación o continuidad del programa, posiblemente cambie las vidas de los soñadores y sus familias para bien o para mal y tendrán que estar preparados para todo lo que pueda suceder.

El COVID-19 los respeta, le rinde un homenaje y les desea lo mejor y que las autoridades puedan dejar un poco sus vanidades y egos políticos actuando con justicia, compasión y humanidad.

La Corte Suprema emitirá pronto su fallo final y tendrá que ser cuidadoso con relación a las protecciones constitucionales, al procedimiento administrativo es decir el debido proceso y por otra parte el derecho a la igualdad ante la ley, la mayoría no conoce otro país que este como el suyo, contribuyen con importantes ingresos fiscales federales y estatales.   Recordemos que estamos cerca de las elecciones presidenciales y serán de vital importancia los tópicos morales y humanitarios, tal como ayer, si fallan en contra, diría adiós DACA. Es el momento de una Reforma Migratoria Integral.