Wednesday, October 27, 2021

La pandemia obliga a las aerolíneas latinoamericanas a transformarse o desaparecer

La competencia final entre las compañías aéreas latinoamericanas, con énfasis en LATAM, Avianca y Copa Airlines, será por generar un sentido de pertenencia y conseguir fanáticos de sus marcas. EFE/Carlos Ortega/Archivo

Bogotá, 4 jul (EFE).- Transformarse o desaparecer. Esa es la consigna que planea en las aerolíneas latinoamericanas, obligadas por la pandemia a un proceso de cambio que incluye reducción de rutas, firma de alianzas, recuperación de liquidez y búsqueda incansable de la fidelidad de sus clientes.

En entrevista con Efe, el consultor legal del sector aeronáutico José Elías del Hierro, la docente de la escuela de negocios online española OBS Business School Rut Abad Mijarra y el miembro del Centro de Investigación, Divulgación e Innovación Turística IDITUR-Ostelea Wilson Hoyos analizaron la realidad regional y definieron las siguientes claves para entender el futuro del sector:

LA COVID-19 DEJARÁ MENOS RUTAS EN AMÉRICA LATINA

Los primeros cambios que se han empezado a sentir son la reducción de las rutas locales en cada país, en función de optimizar los recursos hacia los cielos que sí son rentables.

Esto significa que pueden existir poblaciones que, aunque hayan tenido frecuencias aéreas antes de la pandemia, en esta reorganización no encuentren alternativas para viajar en avión.

Ese es el caso de las islas Galápagos, en Ecuador, en donde se autorizó desde el 1 de julio reanudar las operaciones hacia el archipiélago.

Sin embargo, hasta la fecha, ninguna aerolínea lo ha hecho porque la rentabilidad de la ruta radica en el turismo internacional y, a pesar de que Ecuador ya abrió sus fronteras para los vuelos procedentes del exterior, los aviones siguen en tierra por la falta de demanda, lo que deja a los habitantes de las islas sin conectividad con el continente.

A ello se suma el hecho de que habrá menos aerolíneas ya que en Ecuador cerró la compañía TAME; en Perú, Avianca terminó sus operaciones como aerolínea local y la filial de LATAM en Argentina dejó de prestar el servicio de vuelos internos.

Todo lo anterior se traduce en menos oferta para los viajes dentro de Latinoamérica.

UNA NUEVA FORMA DE VIAJAR

Más allá de la especulación sobre el espacio en cabina que ha llegado a incluir la intención de bloquear el asiento del medio, en una investigación que realizan Boeing y Airbus sobre el comportamiento del coronavirus dentro de los aviones se ha determinado que el aire de cabina reemplazado con frecuencia y los filtros fuertes son efectivos para eliminar los patógenos.

A pesar de ello, es posible que no ayuden a alguien sentado cerca de un pasajero infectado que llegue a toser.

Entre las variantes futuras de los viajes también figura el llegar solo al aeropuerto, llevar tarjeta de embarque impresa o en el móvil, el uso de mascarillas en el aeropuerto, contadores con plexiglás y entrada y salida del avión por pasarelas.

TIQUETES AL ALZA

Con respecto al valor de los tiquetes aéreos, los expertos consultados por Efe consideraron que inicialmente se verá una clara competencia por precio y flexibilidad, aunque no se deben dejar de ver las condiciones de cada tarifa en función de equipajes y cambios.

En ese sentido hay que considerar que la fluctuación del precio del petróleo es importante para la definición de las tarifas aéreas.

Por ello, lo que se puede esperar es un alza de los pasajes producto de una revalorización petrolera, así como por los costos asociados a mantener varias aeronaves en tierra o con poco uso.

POSIBLE SALIDA A LA CRISIS

Hoyos, Del Hierro y Abad Mijarra consideran que la búsqueda de liquidez y el contar con una cartera de clientes lo más sólida y frecuente posible es la clave para la recuperación de las compañías aéreas latinoamericanas.

Con base en esto, las estrategias buscan centrarse en las frecuencias o rutas clásicas, que mayor rentabilidad y liquidez histórica les han brindado.

Ello permitirá igualmente recuperar los usuarios que se encuentran sobre todo en sus mercados tradicionales, ya que muchas de estas firmas empezaron como aerolíneas banderas de sus países, por lo que pueden volver a dichas naciones y reducir, mientras se recuperan económicamente, las intenciones de expansión.

Así, por ejemplo, es una posibilidad que Avianca se solidifique en Colombia y en países clave de Centroamérica.

A su turno, Copa podrá enfocarse en la conectividad del mercado latino desde Estados Unidos y a través de Panamá, y LATAM robustecerse en Chile, Perú y Brasil.

Claudia Polanco Yermanos