La Oferta

May 25, 2022

¿Y qué culpa tiene el Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha?

Divagaciones literarias (de una Burner) y otras cosas

Por Techari ETchari

Redwood City, CA –  30 jul – Quiero expresar que voy muy de acuerdo de que ya era hora de que alzáramos la voz en contra del racismo y la violencia policíaca tras el asesinato del afroamericano George Floyd en Minneapolis y de otros tantos que han sufrido la violencia, la humillación y la degradación como seres humanos por parte de individuos o grupos ignorantes y con una mente más cerrada que aquel  cerrojo del zaguán de la casa de mi abuela y que según contaba mi madre, era bien difícil de abrir.

Así de cerrada, tienen muchos la mente. También voy de acuerdo en que es hora de seguir levantando la voz en contra de esta violencia, deshumanización y degradación que seguimos sufriendo la mujeres y otras minorías. Lo que no entiendo es por qué a algunos les ha dado por vandalizar monumentos y estatuas que nada tienen que ver con estas protestas y sí mucho con la ignorancia.

El pasado 6 de julio, amanecieron mancilladas las estatuas del misionero español Fray Junípero Serra y la del escritor español del Siglo de Oro, Miguel de Cervantes Saavedra. Sendas estatuas estaban situadas en el parque Golden Gate de San Francisco. Ni Fray Junípero Serra ni Miguel de Cervantes Saavedra fueron racistas, ni cometieron actos de discriminación. La estatua de este gran escritor español amaneció pintada con símbolos fascistas y con la palabra “bastardo” escrita con pintura roja.

Y yo me pregunto el por qué, digo, si nos vamos  a manifestar de manera tan radical, cosa que a veces sí es necesaria, pues debemos hacerlo con fundamento y causa, es decir, tenemos la obligación de tener los hechos claros del por qué y contra qué estamos protestando y gritando nuestro enojo. No se trata nada más de dejarnos llevar por el péndulo del momentum y destruir a diestra y sinietra todo aquello que de alguna manera nos pueda parecer va en contra de nuestra raza, de nuestra manera de pensar o nuestra manera de ser.

Si es por el origen español de este grande de la literatura universal, tenemos que analizar los hechos. Primero, debemos recordar que no podemos generalizar y que no todos los españoles fueron parte de sucesos históricos realmente salvajes y brutales que se cometieron en el Nuevo Mundo. También debemos recordar que nosotros, a los que aquí en este país nos llaman hispanos, somos mestizos y nos guste o no, somos producto, somos la mezcla de un violento, sangriento, antagónico y doloroso choque entre dos culturas. Sin embargo, que no se nos olvide tampoco que este choque nos ha dado un toque de sublimidad y sensibilidad que nos ha moldeado a través de los siglos porque nos ha creado partiendo de dos mundos completamente antagónicos, dándonos una manera única de ver las cosas, de ser y de estar.  No se trata de borrar la historia, se trata de entenderla, de entender su contexto, de recordarla, de contarla y analizarla para no volver a cometer los mismos errores. No porque se escondan las cosas, o se dejen de contar, dejarán de existir en alguna memoria, en la conciencia de alguien o en el recuerdo ancestral.

Ahora, Miguel de Cervantes Saavedra, nunca jamás ha trascendido en nuestra historia por cuestiones de racismo o dicriminación o por sentirse superior. Cervantes trascendió por sus aportes a la literatura y al idioma español, de hecho a nuestra lengua se le llama “la lengua de Cervantes”. Cervantes fue coetáneo de William Shakespeare y lo que hizo Shakespeare por el idioma inglés lo hizo Cervantes por el español; lástima que no todos los que hablan español le den el debido reconocimiento a Cervantes de la misma manera que le dan los ingleses a William Shakespeare.

Cervantes escribió varias novelas y obras de teatro, pero fue su segunda novela, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, publicada la primera parte en 1605 y la segunda parte “El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha” en 1615, la que mejor conocemos y la que está considerada como la mejor representación de la literatura española de todos los tiempos. Dato curioso mis queridos lectores, fíjense que Cervantes escribió esta novela como una manera de burlarse de las novelas de caballería que estaban tan de voga en aquellos tiempos; igual que ahora están de moda las Kardashian y todos estos “reality shows”. En la época de Cervantes, estas novelas de caballería que hablaban del amor cortés y de la mujer perfecta como medio para encontrar el amor, eran muy populares y eran bastante cursis, malas y vacías hasta el cansancio, igualito que estos “reality shows” de nuestros días.

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, se convirtió en la primera novela moderna y, hasta nuestros días, sigue ejerciendo una influencia realmente importante en la narrativa y sigue siendo fuente de inspiración para escritores y estudiosos de nuestra lengua española. Cervantes no solamente escribió con una prosa exquisita, sino que pulió nuestro idioma. La manera como trata los temas del tiempo y del espacio, ese manejo maestro con que trabaja la intertextualidad a través de esta obra, la evolución de sus personajes y su complejidad, hacen que sea una obra metaliteraria, es decir, el legado que nos deja va más alla de una simple historia literaria.

Don Quijote es el viejo hidalgo que se volvió loco por leer tantos libros de caballerías, que abandonó su aldea, situada en algún lugar de La Mancha, para andar los caminos como un caballero andante con su fiel escudero Sancho Panza en busca de batallas que librar y entuertos que enderezar. Don Quijote es y será por siempre el arquetipo del hombre idealista, aquel que iba dándole sentido, existencia y propósito a cuanta persona o cosa se le cruzara en sus aventuras.  Caballero andante que convirtió a Aldonza Lorenzo, campesina burda y tosca, en Dulcinea del Toboso, mujer perfecta y bella.  Es el alucinado que luchó contra molinos de viento y que vivió como un loco para morir como un cuerdo, (al final de sus días y poco antes de morir, nuestro caballero andante recobró la razón y se arrepintió de sus aventuras).

El legado de Cervantes va más allá de toda protesta, es un legado para la humanidad. Todos deberíamos ser un poco más como Don Quijote y luchar y levantar la voz contra las cosas o sucesos que estén mal. Sin embargo, si hemos de luchar detengámonos a pensar si son monstruos contra lo que vamos o son solamente molinos de viento que no dejan de girar.  Don Quijote nunca quiso escuchar la voz de la razón de su fiel escudero Sancho Panza, pero nosotros debemos hacer el intento por escuchar a ese Sancho Panza que todos llevamos dentro, esa razón, simple y sencilla que ve las cosas tal cual son.

Yo no pierdo la fe de que este mundo pueda ser mejor, por eso espero que no sigan desapareciendo monumentos, películas, documentales, libros y patrimonios a la humanidad porque en este momento hieren o lastiman a algunos seres humanos, o porque nos recuerdan de sucesos espantosos que jamás debieron ser y porque ahora no son “políticamente correctas”.  Yo creo que si nuestras nuevas generaciones conocen todo esto, y mientras haya quienes les expliquen el por qué resultan hirientes, el por qué ahora son inaceptables y el por qué en su momento no hicieron mella alguna en nuestra historia, nuestros niños y nuestros jóvenes lo entenderán y entenderán que no se deben repetir los mismos errores. Como buena maestra, aconsejo que busquemos de cada ocasión un motivo para enseñar y que hasta el final no dejemos de luchar, mas al hacerlo que se nos olviden estas palabras de Don Quijote: “Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres, pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias”.

 

La dirección de correos para que envíen comentarios: u2bhppy@ Gmail.com

Créditos y fuentes:
https://www.cibercuba.com/noticias/2020-06-20-u185759-e185759-s27061-vandalizan-monumento-miguel-cervantes-san-francisco

Texto y vida: Introducción a la literatura española, autora Bárbara Mujica; Hancourt Brace College Publishers1990

Ilustraciones: Banner, Don Miguel de Cervantes Saavedra, steemit. com. Cuadros pintados sobre barro: L. H. Puente.

Techari es maestra de español y literatura (AP Spanish Literature and Culture) en Woodside High School. Ha impartido clases de español y Literatura (Hispanic Literature) en Canada College. Tiene una Licenciatura en español de San Jose State University y maestría en español con enfoque en lingüística y en literatura española y latinoamericana. Es poeta y ha publicado su primer poemario titulado “Poesías de amor y desamores”.