Friday, April 16, 2021

Enfermos graves de coronavirus luchan por camas en cuidados intensivos

Hasta el domingo, el 93 % de todas las camas para afectados con coronavirus y el 92% de todas las camas para pacientes hospitalizados en Arizona estaban ocupadas. EFE/EPA/Etienne Laurent/Archivo

Phoenix (AZ), 5 ene (EFE News).- Cuando Gerardo Gómez, infectado con la covid-19, vio que la neumonía que padecía empeoraba se fue a un hospital de Phoenix, donde, en una camilla puesta de forma improvisada en un pasillo y conectado a un tanque de oxígeno, esperó durante días hasta poder pasar a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

La situación de Gómez es similar a la de muchos otros en Arizona, un estado que ha visto un repunte de casos del virus y que ha puesto a los hospitales de este sureño estado al borde del colapso, con cifras récords de ocupación de camas.

Por segunda vez durante la pandemia, Arizona encabeza la lista de lugares con el promedio semanal de contagios más altos. De acuerdo a 91-divoc.com, un sitio que utiliza datos de la Universidad John Hopkins, el estado tiene actualmente la tasa per cápita de infecciones más alta de todas las regiones del mundo.

El 92 % de todas las camas para afectados con coronavirus y el mismo porcentaje de todas las camas para pacientes hospitalizados en Arizona están ocupadas.

El Departamento de Salud estatal reportó este martes 5.916 nuevos casos de coronavirus, llevando el total a 567.474 casos, así como 253 nuevas muertes, aunque 215 de ellas se deben a una puesta al día en los certificados de defunción.

La cifra global de muertes en este estado desde marzo es de 9.317.

“CAMILLAS AMONTONADAS EN LOS PASILLOS”

Esta es la situación que vivió el mexicano Gómez, de 43 años, quien recuerda que antes de ir a la sala de emergencias del Hospital Banner fue traslado a una antesala, a la que llaman “zona morada” y donde colocan a todos los enfermos de coronavirus que esperan una cama en la UCI.

“Se ve tanta gente tan vulnerable, tosiendo, tapándose la cara, con los ojos irritados, algunos inmediatamente les ponen el tanque de oxígeno como fue mi caso. Duré tres días en esa antesala esperando una cama. Puedes ver las camillas amontonadas en los pasillos, porque no hay camas y no te pueden pasar a piso”, relató a Efe.

Debido a que su oxigenación iba en descenso logró un cuarto en cuidados intensivos, pero durante su espera notó que el flujo de afectados en la “zona morada” iba en incremento.

“Alrededor de diez personas llegaban por hora, y se quedaban en espera de una cama en ese cuarto donde solo hay sillas, solo se escucha la tos intensa de los enfermos”, señaló.

“Cuando me pasaron a una cama iba muy mal, deliraba, me pusieron un antiviral para ver si respondía porque mi oxígeno era muy bajo. Me quisieron intubar, pero me resistí”, rememoró.

“Los doctores se basan en la respiración para asignarte una cama. Una oxigenación por debajo de 80 es una emergencia. Recuerdo que llegó un anciano e inmediatamente lo subieron, se veía muy mal”, agregó.

LOS HOSPITALES AL BORDE

En Arizona, las camas para pacientes hospitalizados, las camas para cuidados intensivos y los ventiladores utilizados por los pacientes con covid-19 están cerca de su ocupación total.

El domingo, cuando las autoridades sanitarias reportaron 17.200 nuevos casos registrados en las últimas 24 horas, una cifra récord desde el inicio de la pandemia, habían disponibles 131 camas en las UCI y 667 para pacientes regulares en todo el estado.

La semana pasada, los hospitales de Phoenix debieron empezar a detener de forma temporal los traslados de emergencia y hospitalarios debido al abrumador número de pacientes que registran.