Wednesday, October 20, 2021

Empresa de Trump y su jefe financiero, imputados en Nueva York, según el Post

Nueva York, 30 jun (EFE).– La Organización Trump y su director financiero, Allen Weisselberg, fueron imputados este miércoles por un gran jurado de Nueva York y se espera que comparezcan este jueves ante un juez de esta ciudad, según adelantó The Washington Post.

El diario, que cita a dos fuentes conocedoras de la cuestión, informa que la acusación permanecerá bajo secreto hasta mañana, jueves, por lo que se desconoce por ahora qué cargos se imputan exactamente.

Según habían avanzado hoy varios medios, se espera que la empresa del expresidente estadounidense Donald Trump y Weisselberg sean acusados por supuestos delitos fiscales como resultado de una larga investigación llevada a cabo por fiscales neoyorquinos.

Por ahora, la Fiscalía de Nueva York no ha confirmado oficialmente las acusaciones, que serían las primeras en el marco de las pesquisas que mantiene desde hace unos tres años el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance.

Entre los imputados no está en principio Trump, pero sí Weisselberg, figura clave en la compañía y a quien los fiscales han estado tratando de convencer para que coopere con la investigación, de acuerdo con varias fuentes.

Según The Wall Street Journal, el director financiero de la Organización Trump habría rechazado esas propuestas y será acusado de cargos vinculados a evasión fiscal, después de que la Fiscalía haya estudiado durante meses si él y otros empleados de la compañía evitaron ilegalmente el pago de impuestos sobre algunas compensaciones que recibían como vehículos, apartamentos o matrículas en escuelas privadas.

En caso de que los fiscales puedan demostrar que la empresas y sus ejecutivos esquivaron sistemáticamente el pago de impuestos, podrían presentar cargos más graves, añade el periódico.

The Washington Post agrega que los fiscales confían en que Weisselberg termine por testificar contra Trump para reducir sus propios problemas legales.

Las investigaciones en torno a la empresa del expresidente de Estados Unidos se han acelerado en los últimos meses, con varios ejecutivos siendo llamados a testificar ante un gran jurado en preparación de las posibles acusaciones.

Las pesquisas han abarcado posibles fraudes fiscales, de seguros y otros delitos de alcance penal, supuestamente cometidos antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Estos podrían incluir tasaciones infladas, desgravaciones sin justificación y contabilidad duplicada para, a la postre, no pagar o pagar muy pocos impuestos durante años, según ha ido trascendiendo.

El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, consiguió un gran triunfo el pasado febrero, cuando logró acceso a años de declaraciones de impuestos de Trump tras una larga batalla legal en la que el Tribunal Supremo terminó por rechazar los argumentos del expresidente para que esos documentos se mantuvieran confidenciales.

La Fiscalía, además, ha estado investigando los pagos secretos de dinero que la campaña electoral de Trump hizo a la actriz porno Stormy Daniels para evitar que hiciera pública una supuesta relación sexual con el entonces candidato a la Presidencia, dado que podrían infringir la legislación del estado de Nueva York.

En mayo, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que desarrollaba en paralelo una investigación civil en torno a la empresa de Trump, anunció que se sumaba a la vía criminal abierta por Vance.

Trump renunció a la gestión diaria de la empresa mientras estuvo en la Casa Blanca, pero no está claro qué papel desempeña ahora en el entramado, del que sigue siendo dueño a través de un fideicomiso administrado por sus hijos mayores y Weisselberg.

El exmandatario republicano ha negado en todo momento cualquier irregularidad y ha denunciado repetidamente que las investigaciones son fruto de una persecución política por parte de fiscales demócratas.