Friday, December 03, 2021

Pena capital ronda a Nikolas Cruz por matanza de Parkland tras aceptar culpa

El tirador de la escuela Parkland, Nikolas Cruz se sienta en la mesa de la defensa en el Palacio de Justicia del Condado de Broward en Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos, 20 de octubre de 2021. EFE/EPA/AMY BETH BENNETT / POOL

Miami, 20 oct (EFE).- Nikolas Cruz, de 23 años, se enfrenta a una posible condena a la pena de muerte en Florida tras haber aceptado este miércoles su culpabilidad en la masacre de 17 personas en una escuela de la ciudad de Parkland, una de las peores ocurridas en Estados Unidos.

Cruz, que estuvo presente en la mediática audiencia, se declaró culpable, uno por uno, de los 34 cargos que se le imputan por la muerte de 14 estudiantes y 3 miembros del personal de la secundaria Marjory Stoneman Douglas (MSD), en el sureste de Florida, el 14 de febrero de 2018, y dijo hacerlo por sus familias.

En medio de los sollozos de los familiares de las víctimas y los sobrevivientes, Cruz contestó “culpable” a la jueza Elizabeth Scherer por cada uno de los 17 cargos de asesinato y 17 por intento de asesinato por aquellos que sobrevivieron a las heridas de bala.

El joven, esposado, con mascarilla y con unas enormes gafas, dijo entender también que puede ser condenado a la pena de muerte, que ya no tendrá un juicio y que el siguiente paso es la sentencia, que comenzará con la selección del jurado el próximo 4 de enero.

Durante la vista en una corte de Fort Lauderdale, a unas 30 millas de Miami, Cruz pidió perdón, dijo que estaba arrepentido y aseguró que se declaraba culpable por los dolientes, en una aparente alusión de que les iba a evitar el pasar por un juicio.

“Lamento mucho lo que hice y tengo que vivir con ello todos los días”, dijo Cruz al leer una declaración escrita.

“Estoy haciendo esto por ustedes y no me importa si no me creen, y los quiero, y sé que no me creen pero tengo que vivir con esto todos los días y me trae pesadillas”.

Cruz expresó además que considera que son los familiares de las víctimas los que deben decidir la pena de muerte, aunque sabe que legalmente eso no es posible.

“Es su pensamiento personal”, aclaró la abogada, a lo que Cruz asintió su cabeza.

UN CALVARIO MENOS

Miembros de la prensa observan la imagen del tirador de la escuela Parkland, Nikolas Cruz, a través de las pantallas de la Sala de Medios en la sala del tribunal del condado de Broward en Fort Lauderdale, Florida, EE.UU., 20 de octubre de 2021. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

La declaración de culpabilidad de hoy evitará que los familiares de las víctimas sean sometidos el estrés y el trauma de un largo juicio penal público con al menos 900 testigos y millones de páginas del expediente más de tres años y medio después de la matanza.

Además, según dijeron algunos de ellos a los medios, podría ayudarles a cerrar un capítulo personal tras la pérdida de sus seres queridos.

Se trató de una tensa jornada para quienes escucharon los nombres de su seres queridos fallecidos y heridos y además el relato minucioso de los pasos de Cruz por las aulas durante el baño de sangre.

Durante unos 15 minutos un fiscal del estado del condado de Broward describió con detalle y compungido la jornada “violenta” y “premeditada” de Cruz por la secundaria y recordó que estaba dotado de un chaleco, un morral, un rifle semiautomático y once cargadores.

El largo proceso judicial, que había pospuesto varias veces el juicio, entre otras debido a la pandemia, entra ahora directamente a la fase de sentencia, donde la defensa buscará evitar la pena de muerte a Cruz argumentando la difícil vida que tuvo de niño.

CRUZ Y UNA “OPORTUNIDAD” DE VIDA

En su declaración, Cruz además hizo alusión al consumo de drogas, entre ellas marihuana.

“Odio las drogas, y creo que a este país le iría mejor si todos dejaran de fumar marihuana y de consumir todas estas drogas y causar racismo y violencia en las calles. Lo siento, y ya ni siquiera puedo ver la televisión”, dijo.

“Solo quiero que sepas que lo siento mucho, y espero que me des la oportunidad de tratar de ayudar a los demás”, agregó.

Anthony Borges, sobreviviente del tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, espera para ingresar al juzgado del condado de Broward, donde está programado que el tirador de la escuela Nikolas Cruz se declare culpable de la masacre de la escuela Parkland, en Fort Lauderdale, Florida, EE. UU., 20 de octubre de 2021. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

Sin embargo Debbie Hixon, esposa Chris Hixon, el director atlético de la secundaria, dijo antes de la audiencia al canal CBS que “hay un lugar en el infierno para Cruz que lo está esperando”.

Cruz además fue sentenciado hoy a unos 26 años de cárcel por cuatro cargos relacionados con una agresión en noviembre de 2018 contra un oficial penitenciario, de los que también se había declarado culpable el viernes pasado.

Esa condena representa un agravante en su caso que junto a otros factores, como la premeditación que ha alegado la Fiscalía y la frialdad al rematar a estudiantes que estaban heridos, puede acercarle a la pena capital.

La fiscalía estatal del condado Broward, al norte de Miami, ha señalado desde que ocurrió la matanza que buscaría la pena capital y además ha aclarado que no ha negociado el asunto con la defensa.

En el caso de Parkland un jurado tendrá a cargo la recomendación de la sentencia al juez, quien tendrá la palabra final.

Para Tony Montalto, padre de Gina Montalto, una de las estudiantes muertas, lo importante es que la atención sea para las víctimas no para el victimario.

En mismo sentido se pronunció Hixon, quien enfatizó que Cruz no es lo importante, sino sus familiares muertos y el avance en el caso.

“Creo que es una forma de avanzar”, expresó Hixon sobre la jornada de hoy.

Señaló que las familias de los fallecidos han tratado de sanar, y que a veces han estado sumidos aún en la “etapa de ira” cuando veían que la Justicia se estancaba.