Wednesday, August 12, 2020

Isaías y la pandemia de la COVID-19, la “tormenta perfecta” en Florida

Residentes de Miami compran suministros en una ferretería mientras se preparan para el huracán Isaias en Miami, Florida. EFE /CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

Miami, 31 jul (EFE).- La COVID-19 y el huracán Isaías forman la “tormenta perfecta” para el sur de Florida, donde la gente se volcó este viernes en proteger sus casas y hacer acopio de alimentos en medio de noticias sobre cifras récords de fallecimientos a causa del nuevo coronavirus.

De la cifra récord de 257 muertes por COVID-19 registrada hoy en Florida, 96 fueron en Miami-Dade, 33 en Broward y 9 en PalmBeach, los tres condados donde está el epicentro de la enfermedad.

Los tres están situados en la parte sur de la costa este del estado, que es donde Isaías puede impactar entre esta noche y el sábado por la mañana con vientos reforzados de categoría 2.

El Centro Nacional de Huracanes emitió hoy una vigilancia de huracán para una amplia zona de la costa este y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró en estado de emergencia al litoral, dos señales de alarma a la que los habitantes del sur del estado se habían adelantado.

LO QUE FALTABA

José González, que tiene una compañía de construcción, dijo a Efe que el huracán “es el complemento” que faltaba a la situación creada por la pandemia no solo desde el punto de vista sanitario sino del económico y laboral. Ahora hay menos trabajo y también menos dinero para los preparativos para el ciclón.

Según los últimos datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, la última semana se produjeron en Florida un total de 87.062 nuevas solicitudes para recibir la ayuda al desempleo y, aunque fueron 21.914 floridanos menos que la semana anterior, las cifras dejan entrever la situación en la que se encuentra el estado.

“Estamos viendo que la gente está preparándose para proteger las viviendas, las casas, y nosotros las construcciones. En mi caso tengo que desarmar las paredes que tenemos en los proyectos y es un contratiempo para nosotros porque es un gasto más que nos ocasiona”, explicó este contratista cubano.

Sin embargo, González advirtió de que “hay que estar preparados,” ya que no está viendo tanta gente preocupada como con otros huracanes .

PREPARACIÓN ES LA CLAVE

Residentes de Miami compran suministros en una ferretería mientras se preparan para el huracán Isaias en Miami, Florida. EFE /CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

El alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, dio una rueda de prensa virtual desde el Departamento de Emergencias del Doral en la que aseguró que, pese a que Isaías no parece un gran huracán, “la gente debe estar preparada”.

Uno de los principales problemas con la llegada de este ciclón en medio de la pandemia es que los lugares para hacer los test cerrarán durante el paso del huracán y no abrirán al menos hasta el lunes, informó Giménez.

El alcalde aseguró que “está algo preocupado” porque serán miles de pruebas las que no se podrán realizar durante estos días, pero argumentó que lo más importante “es la seguridad de los ciudadanos”.

“Trataremos de tener las pruebas en funcionamiento lo antes posible para nuestros residentes”, reiteró Giménez.

Además, el condado tiene preparado un total de veinte refugios en caso de que sea necesario utilizarlos y en los que se tendrán que cumplir las normas de distanciamiento social para evitar el contagio del virus.

Los hospitales y centros sanitarios continúan trabajando frenéticamente para no verse superados por la pandemia, que actualmente tiene hospitalizadas a un total de 8.209 personas, aunque el total de camas está lejos de completarse con el 22,58 % de ellas disponibles.

No ocurre lo mismo con las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), que están al 83,64 % de capacidad y en algunos lugares como Hillsborough o Miami-Dade el porcentaje de este tipo de camas disponibles está por debajo del 10 %.