Tuesday, January 18, 2022

El trato a los niños inmigrantes, bajo la lupa al año de la muerte de Jakelin

En la imagen, personas cargan el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín a su llegada a la iglesia de la comunidad de San Antonio Secortéz (Guatemala). EFE/Edwin Bercián/Archivo

Chicago (EEUU), 8 dic (EFE).- Al cumplirse un año este domingo de la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal Maquín en un puesto de la Patrulla Fronteriza (CBP) de EE.UU., congresistas y activistas reclamaron al Gobierno estadounidense “responsabilidades” por lo sucedido en Nuevo México y otras “tragedias” infantiles predecibles.

“Hasta el día de hoy, el Congreso no ha recibido ninguna información sobre la muerte; el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no ha cumplido con su obligación legal”, declaró en un comunicado el congresista demócrata por Texas Joaquín Castro.

Jakelin, que tenía siete años, y su padre Ney Caaal, de 29, cruzaron la frontera el 6 de diciembre de 2018 de forma ilegal por el desierto de Nuevo México, como parte de un grupo de inmigrantes que ese mismo día se entregó a CBP en Lordsburg (Nuevo México).

La niña murió dos días después y hasta ahora no se conocen los resultados de las investigaciones sobre su deceso.

“La muerte de Jakelin es una mancha oscura en el tejido moral de este país”, dijo Castro, quien junto a Pramila Jayapal, congresista por Washington, presentó este viernes en la Cámara de Representantes un proyecto de ley que lleva el nombre de la niña.

El proyecto plantea que sea obligatorio para el DHS y a la Oficina de Salud y Servicios Humanos el investigar e informar sobre todas las muertes de personas bajo custodia del Gobierno.

El congresista Castro recordó que existen disposiciones vigentes que requieren que la Patrulla Fronteriza y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) informen al Congreso sobre la muerte de cualquier individuo bajo su custodia en plazos determinados.

Pero esas disposiciones no se cumplen, a pesar de “los miles de niños migrantes que pasan por su cuidado todos los años”, indicó.

Cuando Jakelin murió la Patrulla Fronteriza dijo en un comunicado que la niña llevaba “varios días sin comer o consumir agua” en el momento de su detención y murió 48 horas después.

Las causas de su muerte, según la autopsia, fueron una infección generalizada, fiebre y deshidratación.

Para el Center for American Progress, aunque Jakelin fue el primer menor que murió en custodia de la Patrulla Fronteriza en más de una década, por lo menos cinco más han fallecido en el año transcurrido, “a menudo debido a negligencia o enfermedades totalmente evitables”.

Tom Jawetz, vicepresidente de inmigración de ese centro, informó de que han intentado sin éxito obtener información oficial, para “entender mejor las circunstancias que condujeron a la muerte de Jakelin”.

Sin embargo, el resultado ha sido una “ausencia total de transparencia” y de “rendición de cuentas” por lo sucedido, señaló en un comunicado.

Jorge Mederos