Sunday, October 17, 2021

Los Ángeles empieza a repartir comida a estudiantes de bajos recursos

Los Ángeles, 18 mar (EFE).- En medio de una casi desolada Los Ángeles, donde muchos de sus vecinos está en cuarentena o en confinamiento ante la propagación del coronavirus, algunos padres de familia acudieron este miércoles a la escuela Robert F. Kennedy para recoger alimentos.

El centro educativo es uno de los 60 sitios que ha dispuesto el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles para que a partir de hoy los estudiantes de bajos recursos puedan tener las dos comidas diarias que usualmente tienen en las escuelas, cerradas por orden del gobernador y de las autoridades locales.

Este distrito, con alrededor de 670.000 estudiantes distribuidos en unas 900 escuelas, cerró los centros educativos desde el lunes para mitigar el avance del COVID-19.

Silvia González, de 32 años, tiene cuatro hijos estudiando en escuelas de este distrito, el segundo más grande del país, y acompañada de Jazmín, en séptimo grado y Alexandra, en segundo, llegaron por los alimentos distribuidos en bolsas a la “Robert Kennedy”.

“La comida de los niños que está ahí guardada para las escuelas es una gran ayuda para la economía familiar”, declaró a Efe González. “Y más hoy que en varios supermercados de Los Ángeles le han subido ¡el triple! a muchos productos”, exclamó.

Las niñas lucen saludables y alegres con las bolsas de alimentos y su madre lleva otras bolsas para “los más pequeños” que por precaución prefirió dejarlos en casa.

Los adultos, con cierta timidez, llegan al puesto atendido por maestros angelinos, quienes les dicen que ni necesitan mostrar las identificaciones de estudiantes de sus hijos para llevar las bolsas.

La distribución de comida se hará de lunes a viernes por cuatro horas, a partir de las de 6:30 de la mañana, hora local, y en las bolsas hay leche, cereal, jugos, emparedados y pizzas indiviuales, entre otros.

Montado en una bicicleta llegó Kevin Estrada, de 20 años, para recoger y llevar desayuno y almuerzo para sus dos hermanos menores que se quedaron en casa.

“Estos recursos nos ayudan, porque muchos estamos perdiendo el trabajo y nos ahorramos en el gasto de la comida para los niños”, dijo Estrada, que trabaja en un restaurante coreano al que, dijo, le escasean cada vez más los comensales.

“Aquí ya tienen la comida preparada, lista, sólo para que la llevemos, esto nos va ayudar a todos”, apuntó Estrada.

Mientras repartía bolsas casi al final de la jornada, Tony Byron, maestro de cuarto grado, dijo a Efe que la cantidad de padres de familias y estudiantes que llegaron “fue moderada, como más de 100, algunos llevaban varias bolsas”.

“Esperamos que a partir de mañana vengan más, porque estos son los alimentos de sus hijos”, recordó.

Una portavoz del LAUSD dijo a Efe que cuando la Junta de Educación del LAUSD decidió cerrar las escuelas consideraron crear “centros de recursos familiares” con el fin de asistir a las familias con varias necesidades, incluida una cafetería abierta para los estudiantes.

Pero el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles dijo al superintendente escolar, Austin Beutner, “que no era seguro para los estudiantes”, según explicó la portavoz, que agregó ante ello optaron por abrir los 60 puestos de comida para “tomar y llevar”.

Lucy Soriano, maestra de quinto grado y que hoy repartía alimentos, dijo a Efe que en teoría los estudiantes deberían de estar recibiendo clases por computadora e internet en casa. “Pero con esta crisis hemos aprendido que por la gran cantidad de estudiantes conectados al sitio del LAUSD el sistema se congela”, reveló.

“Y algunos estudiantes no tienen computadora, pero las escuelas las podrían prestar si las autoridades educativas extendieran la orden de prestarlas en todo el distrito”, sugirió.

La maestra pidió además a las empresas proveedoras de internet permitir acceso gratis a los estudiantes “en esta emergencia” por el coronavirus.

En su informe de 2019 “Alimentos gratis o a precio reducido”, este distrito escolar señaló que “casi el 80 % de los estudiantes” del distrito angelino califican para alimentos sin costo alguno o a precio mínimo.

De la totalidad de alumnos de este distrito escolar, el 73.4 % son latinos; 10.5 % blancos no hispanos; 8.2 % afroamericanos y 4.2 % asiáticos, entre otros.