Thursday, October 28, 2021

Una reapertura demasiado temprana, culpable de repuntes de COVID-19 en EE.UU.

Turistas caminan en Ocean Drive antes de la hora de cierre en Miami Beach 03 de julio de 2020. EPA / Giorgio Viera

Washington, 5 jul. (EFE News).- Responsables locales de los estados más afectados por los repuntes de COVID-19, como Florida y Arizona, achacaron este domingo a una reapertura demasiado temprana el aumento de los casos, mientras que jefe de la agencia encargada de aprobar una vacuna no quiso establecer un calendario, pese a que el presidente Donald Trump ha dicho que habrá una antes de 2021.

El alcalde de Miami (Florida), Francis Suárez, culpó del repunte de los contagios a la reapertura de bares y restaurantes, en una entrevista con la cadena de televisión ABC News.

LA MASCARILLA COMO EL CINTURÓN DEL COCHE

Suárez comparó la necesidad de llevar mascarillas con el uso del cinturón en los coches.

“Si usted tiene un accidente de coche, sabe, hay una buena probabilidad de que se salve si lleva cinturón -Lo mismo con la mascarilla. Si la gente lleva mascarilla en público, hay una buena probabilidad de que podamos ralentizar o detener la expansión”, afirmó.

En el caso de Miami, el empleo de mascarilla facial es obligatorio y la infracción puede acarrear desde un mero aviso a multas de entre 50 y 500 dólares, dependiendo de la incidencia.

Esta postura contrasta con la del gobernador de Florida, Ron DeSantis, fiel seguidor de Trump, quien insiste en la necesidad de mantener la economía activa y se niega a hacer obligatorio el uso de mascarillas.

Florida es uno de los nuevos focos de contagio del coronavirus en EE.UU. y este domingo superó los 200.000 casos confirmados, al sumar en las últimas 24 horas 10.059.

GENTE DE ENTRE 20 Y 44 AÑOS QUE NO RESPETA LA DISTANCIA SOCIAL

Por su parte, la alcaldesa de Phoenix (Arizona), Kate Gallego, también consideró en una entrevista con ABC News este domingo que el estado reabrió demasiado temprano y explicó que durante el último mes ha habido gente de entre 20 y 44 años que no han seguido las recomendaciones de mantener la distancia social y de llevar mascarilla.

“Estamos viendo a mucha gente que va a grandes reuniones familiares que infecta a sus parientes”, dijo Gallego, quien destacó las dificultades con las que se están encontrando para efectuar pruebas de coronavirus en el estado.

La alcaldesa criticó, además, al gobernador de Arizona, el republicano Doug Ducey, por no haber puesto siempre las cosas fáciles.

“Al principio no nos dejaron hacerlo pero afortunadamente el gobernador permitió a las ciudades que ordenaran el uso de mascarillas, que creo que ayudará”, señaló.

Las autoridades sanitarias de Arizona han confirmado hasta la fecha al menos 98.089 casos y 1.809 muertes.

EL GOBIERNO, A FAVOR DE SEGUIR CON DESESCALADA

Pese al aumento de los contagios durante la desescalada, el secretario de Trabajo, Eugene Scalia, se mostró partidario de continuar con la reapertura: “Tenemos nuevos casos, tenemos que mantener un ojo en eso. Creo que podemos seguir con la reapertura en nuestros lugares de trabajo de manera segura”, opinó.

En ese sentido, aseguró en declaraciones a Fox News que “es importante que la gente se tome el distanciamiento social de forma seria, lleve mascarillas en circunstancias en las que no sean capaces de mantener la distancia social”.

“Podemos reabrir de manera segura, podemos reabrir mientras el virus siga aquí pero será más complicado si la gente no se lo toma en serio”, avisó.