Wednesday, November 25, 2020

Los Dos Carnales luchan por mantener en lo más alto la música norteña clásica

México, 19 jul (EFE).- Los Dos Carnales, el dúo mexicano formado por los hermanos Imanol y Poncho Quezada, está logrando llegar a muchas personas en México, Estados Unidos y otros países de Latinoamérica en su lucha para mantener en lo más alto la música norteña clásica.

Con temas con letras del día a día para muchos y canciones como “El envidioso” o “Al estilo rancherón”, los hermanos cumplen su sueño, algo que están consiguiendo a pesar del coronavirus con conciertos en línea y sonando en muchos hogares, explican en entrevista con Efe.

Y aunque admiran y respetan a las bandas que deciden innovar con el género y que están logrando que la música regional mexicana, como la banda, sea uno de los estilos más escuchados actualmente después de algunos años más oscuros, ellos se decantan por honrar a los clásicos con su sonido.

“Respetamos mucho la línea nueva de corridos, somos muy fanáticos, pero nosotros somos norteños y hemos tratado de defender la música del norte, son nuestras raíces. (…) Supuestamente esta música ya había muerto pero al contrario va haciendo historia. Algunos hicieron el camino y uno lo va transitando”, dice Imanol.

Con éxitos que han ocupado los primeros puestos de las listas en los últimos años, grupos como Banda MS, Grupo Arranke o los propios Los Dos Carnales viven actualmente una vuelta del género regional y son muchos los jóvenes que no solo lo escuchan sino que se deciden a contribuir con su arte.

La aportación más reciente de Los Dos Carnales es “Al estilo rancherón”, que contiene 14 canciones, dos de ellas más románticas porque, dice Imanol, el amor siempre va a estar.

Además, incluyen otras temáticas y sonidos, como canciones de crítica a la envidia o en homenaje a las personas que viven en el campo y a los mexicanos que residen en Estados Unidos y echan de menos su tierra.

Por ahora es muy bien recibido y el sencillo “El Envidioso”, que vio la luz hace tres meses, cuenta ya con 30 millones de visualizaciones en Youtube.

UN BUEN PADRINO

Parte de su buen momento, explican, se lo deben a El Fantasma, compañero de gremio que los descubrió, al que telonearon en conciertos por todo el país y con el que ya han grabado varios temas.

“El Fantasma fue quien nos descubrió en redes sociales, nos mandó un mensaje Instagram y no creíamos que fuese real. Es una pieza clave en Los Dos Carnales, es una bendición muy grande. Hicimos la gira por todo México y aunque por la COVID ya no se pudo, es como un padrino que nos ha apoyado en todos los aspectos. Somos un equipo”, expresa Imanol agradecido.

Su hermano detalla que, a pesar de la cancelación de conciertos y de las ganas que tienen de volver a los escenarios para ver a sus seguidores y cantarles las canciones del nuevo disco, han conseguido mantenerse vigentes con un par de conciertos en línea, uno de ellos precisamente junto a El Fantasma.

“No es lo mismo, quisiéramos estar en el escenario pero hay que adaptarse a las nuevas formas. Con El Fantasma tuvimos más o menos 50.000 personas en vivo y nosotros solos casi 40.000. Con eso te das cuenta que la gente escucha tu música pero esperamos estar pronto en un escenario”, dice Poncho.

Poncho es el mayor de los dos -tiene 27 años, seis más que Imanol- y relata que desde muy pequeños ambos estuvieron unidos por el amor a la música, por lo que se compenetraron muy bien en el trabajo gracias a lo que cada uno puede aportar.

“Nosotros siempre hemos tenido una bonita relación, desde niños nos enseñaron a cuidarnos entre nosotros. Teníamos el mismo gusto por la música los dos, yo le transmití lo poco que yo sabia y él como estaba chiquito le echaba más ganas porque cuando estás joven tienes el cerebro limpio”, expresa el mayor de Los Dos Carnales.

Imanol aprendió rápido y juntos trabajaron en cantinas y diversos lugares para ganar experiencia y darse a conocer.

Además, dice Poncho, no es habitual en ellos tener grandes discusiones y cuando tienen algún desacuerdo lo solucionan “en caliente” para que todo se arregle.

“Tenemos un gran equipo detrás y tratamos de darle ejemplo a nuestros compañeros”, indica Poncho.

Del mismo modo, ambos coinciden en que les queda un largo camino por delante a la vez que se muestran entusiasmados y agradecidos por las buenas cifras de escucha, algo que, consideran, se debe a su esfuerzo por hacer temas con los que la gente se identifique.

“Es un proyecto que desde chiquitos anhelábamos. Gracias a Dios que nos da salud para estar en los escenarios y la sabiduría de hacer una canción. Esto no va a parar”, concluye Imanol.