Wednesday, September 30, 2020

EE.UU. pide no viajar a Nicaragua y alerta de nuevas detenciones a opositores

Los viajeros a Nicaragua pueden experimentar cierres de fronteras y de aeropuertos, prohibiciones de viaje, órdenes de quedarse en casa, cierres de negocios y otras condiciones de emergencia dentro de Nicaragua debido a la COVID-19. EFE/EPA/LARRY W. SMITH/Archivo

Managua, 7 ago (EFE).- El Departamento de Estado de Estados Unidos pidió este viernes a sus ciudadanos no viajar a Nicaragua debido a la pandemia de la COVID-19 y alertó, además, sobre riesgos de nuevas detenciones contra opositores, clérigos, defensores de derechos humanos y periodistas críticos con el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega.

En un aviso dirigido a los estadounidenses que se encuentran en Nicaragua, la diplomacia estadounidense recomendó no viajar a este país centroamericano por la COVID-19, o bien reconsiderar sus viajes “debido a disturbios civiles, delitos, disponibilidad limitada de atención médica y aplicación arbitraria de las leyes”.

Los viajeros a Nicaragua pueden experimentar cierres de fronteras y de aeropuertos, prohibiciones de viaje, órdenes de quedarse en casa, cierres de negocios y otras condiciones de emergencia dentro de Nicaragua debido a la COVID-19, según el aviso.

Advirtió que en toda Nicaragua se han desplegado policías uniformados y de civil, incluyendo civiles violentos que actúan como parapolicías, y que continúan atacando a cualquiera que se considere contrario al Gobierno de Ortega.

¿CLÉRIGOS, DEFENSORES DE DDHH Y PERIODISTAS EN LA MIRA?

De acuerdo con la información, el Gobierno sandinista, a través de la Policía y los civiles armados, podrán detener arbitrariamente a manifestantes prodemocráticos, en especial a figuras de la oposición, incluidos clérigos, defensores de los derechos humanos y miembros de la prensa.

También que evitarán que “ciertas personas” salgan de Nicaragua por aire o tierra, y hasta intentarán aprovecharse de la propiedad privada de los disidentes.

Además, que buscarán “arbitrariamente en teléfonos personales y computadoras contenido antigubernamental” de los detenidos, y luego podrán ser acusados con cargos infundados de terrorismo, lavado de dinero y crimen organizado.

ATENTOS A DELITOS VIOLENTOS

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

El Ejecutivo nicaragüense neutralizó esas protestas con el uso de las Policía y civiles armados que se cubren la cara con pasamontaña, y a veces operan en grupos que suman cientos y usan vehículos sin matrícula.

Por otro lado, EE.UU. observó que los hospitales públicos tienen poco personal, y que es posible que algunos en todo el país no puedan ayudar en emergencias.

También pidió a los viajeros estar atentos a los riesgos de delitos violentos, como la agresión sexual y el robo a mano armada, y al personal de la Embajada evitar las manifestaciones.

ORTEGA: OJO CON EL EMBAJADOR YANQUI

Si deciden viajar a Nicaragua, Washington aconsejó evitar las demostraciones y restringir los viajes innecesarios, no intentar conducir a través de multitudes, barricadas o bloqueos de carreteras, tener precaución al caminar o conducir de noche, mantener un perfil bajo, no mostrar signos de riqueza como relojes caros o joyas, tener cuidado de su entorno, entre otros.

El pasado 19 de julio, durante la conmemoración del 41 aniversario de la revolución, Ortega acusó a Washington de atacar la economía nicaragüense, le achacó parte de los problemas que ha sufrido el país, y orientó a sus bases a estar atentos al “embajador yanqui”.

Desde entonces, seguidores de Ortega, a través de redes sociales, han amenazado al embajador estadounidense, Kevin Sullivan.