Wednesday, November 25, 2020

Lucha por el voto por correo centra el inicio de la campaña electoral en EE.UU.

Nueva York, 14 ago (EFE).- La batalla por el voto por correo, que será central para asegurar una alta participación durante las elecciones del 3 de noviembre en Estados Unidos, marcó este viernes el comienzo de una campaña electoral que sigue protagonizada por las acusaciones de Donald Trump de que el voto a distancia es fraudulento y deficiente y que no hará nada para facilitarlo.

El presidente estadounidense comenzó hoy a organizar su contrataque a la campaña del virtual candidato demócrata, Joe Biden, con el anuncio de varios mítines que competirán en atención con la convención demócrata de la semana próxima.

La campaña de Trump anunció que visitará los estados clave de Wisconsin, Minesota, Arizona y, según medios locales, posiblemente también Pensilvania durante los días en que se celebra la convención demócrata, del 17 al 20 de agosto.

El cónclave demócrata, organizado en un principio en Milwaukee (Wisconsin), pero que debido a la pandemia se celebrará virtualmente, sin las grandes multitudes de otros años, presentará el programa electoral del Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, cuya entrada en escena ha contribuido a atraer en solo unos días la atención mediática, una mejora en las encuestas y más de 48 millones de dólares en donaciones de campaña.

La “contraprogramación” planteada por Trump se centrará en presentar los “fallos de Joe Biden en empleo y economía”, así como en atacar al precandidato demócrata a la Presidencia en inmigración y seguridad fronteriza, uno de los temas centrales de la campaña que encumbró al republicano a la Casa Blanca en 2016.

ATAQUES A KAMALA HARRIS

Trump mantuvo sus ataques hoy a la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, la senadora californiana Kamala Harris, por “tratar peor que a nadie” a Biden durante el período en que ambos compitieron en las primeras demócratas por la candidatura presidencial.

El mandatario dio oxígeno este jueves a teorías sin fundamento jurídico de que Harris no puede ser presidenta o vicepresidenta porque es hija de padre jamaicano y madre india, pese a que nació hace 55 años en California.

La Constitución asegura que solo un “ciudadano natural por nacimiento” puede ser presidente de Estados Unidos, pero recientemente en un artículo en Newsweek un profesor de derecho especuló con que esa figura no aplica a estadounidenses con ambos padres extranjeros, algo que no está en línea con la interpretación comúnmente aceptada.

No obstante, Trump se ha servido del ruido creado para resucitar unas dudas sobre la nacionalidad de Harris del mismo modo que hizo en su día con Barack Obama, una polémica sobre el certificado de nacimiento que financió sin mostrar prueba alguna que respaldara su teoría y que en alguna medida le sirvió para cimentar sus aspiraciones presidenciales.

DISPUTAS POR EL VOTO POR CORREO

En una prueba más de que la campaña electoral está ya en plena marcha, el expresidente Obama (209-2017) se lanzó hoy a la arena política para criticar a Trump “por estar más preocupado por la supresión del voto que por la supresión del virus” causante de la pandemia.

El expresidente demócrata defendió el papel del Servicio Postal, que el jueves Trump dijo que no financiará con nuevos fondos de emergencia, como proponen los demócratas, porque serviría, precisamente, para asegura que el voto por correo puede realizarse con garantías durante las elecciones generales.

Trump reiteró que no va a acceder a que se aprueben 25.000 millones de dólares en fondos para el Servicio Postal y otros 3.600 millones para las elecciones porque se utilizarían para voto por correo, que él afirma que es fraudulento, pese a que él lo ha solicitado para votar en Florida, donde está registrado.

Este viernes, Trump no quiso ahondar en esa polémica y se mostró abierto en una rueda de prensa a la propuesta de financiamiento de los demócratas en el Congreso “si ellos nos dan lo que queremos (…) Lo que quiere el pueblo estadounidense”, dijo en referencia a un nuevo paquete de estímulo por la pandemia.

El Servicio Postal ha empezado a enviar avisos a 46 estados, entre ellos territorios claves en la puja electoral como Florida, Michigan y Pensilvania, porque no puede garantizar que sea capaz de procesar votos para su conteo a tiempo, según informó hoy The Washington Post.

Trump ha repetido varias veces que el voto por correo es fraudulento, ya que cualquiera puede suplantar la identidad del votante y porque el sistema de correos es deficiente.

No obstante, expertos y autoridades estatales aseguran que es casi imposible suplantar la identidad o falsificar el voto, mientras que sí se han dado casos este año de votos válidos no contabilizados por la alta demanda del voto no presencial.

Algunos estados esperan un aumento del voto por correo 10 veces superior al habitual y el director del Servicio Postal, Louis DeJoy, un donante de la campaña de Trump nombrado en junio por el mandatario para este puesto, está ejecutando un plan de recortes que podría afectar a centenares de máquinas que automatizan el correo y que son vitales para procesar votos.

Mientras tanto, el estado de Nueva Jersey anunció hoy que se suma a otros ocho estados que tendrán voto por correo universal (todo el mundo recibe su papeleta en el buzón) para las elecciones de noviembre, con lo que esperan que la mayor parte del voto se haga sin tener que ir al colegio electoral, evitando así exponerse a la COVID-19, que ha dejado más de 168.000 muertos en el país, más que México y Brasil juntos, las dos naciones que le siguen en los datos a nivel mundial.