La Oferta

May 20, 2022

Acusan a firmas que buscan vacuna para la COVID-19 de no proteger a empleados

San Diego, 26 ago (EFE).- Unos 150 trabajadores de limpieza protestaron este miércoles con una caravana de por lo menos 35 vehículos contra empresas farmacéuticas de San Diego que tratan de desarrollar una vacuna contra la COVID-19, a las que acusan de no proporcionar protección a los trabajadores.

El convoy de autos con pancartas pegadas en las puertas protestó al hacer sonar simultáneamente las bocinas de todos los vehículos.

La primera protesta fue ante la gigante farmacéutica Pfizer, empresa con la que el Gobierno de Estados Unidos acordó adquirir en exclusiva las primeras 100.000 vacunas que produzca contra la COVID-19. Después de Pfizer fueron a la empresa Genentech a continuar su manifestación.

“Es irónico que estas empresas estén buscando la cura para el coronavirus pero no estén protegiendo a sus empleados”, dijo a Efe la trabajadora Johanna momentos antes de salir en la caravana rumbo la lujosa zona de La Jolla, donde se establecen las firmas que buscan crear la vacuna.

“Las farmacéuticas debieran informar sobre los riesgos a los trabajadores y protegerlos”, apuntó.

Los trabajadores en la protesta, miembros del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), trabajan para compañías intermediarias que ofrecen servicios como desinfección y limpieza de edificios y empresas.

En los carteles protestaron también contra compañías intermediarias locales como Pegasus, Eurest y Compass.

La empresa Pfizer no respondió de inmediato a solicitudes de información.

El sindicato informó en comunicado que “en Pfizer en San Diego, los conserjes se vieron obligados a presentar una queja porque su empleador no les informó cuando estaban potencialmente expuestos al virus o a personas que habían dado positivo al virus”.

“Eso es peligroso e inaceptable”, dijo una trabajadora bajo condición de anonimato por temor a perder su trabajo.

Un portavoz de los trabajadores, Ricardo Favela, comentó por escrito que “los trabajadores esenciales están arriesgando sus vidas y las vidas de sus familias para mantener la seguridad del público durante esta pandemia”.

Señaló que la seguridad laboral “es literalmente una cuestión de vida o muerte y los trabajadores esenciales merecen algo mejor”.