La Oferta

May 23, 2022

López Obrador llega al segundo informe con reto histórico y cargas del pasado

Fotografía cedida hoy por la Presidencia de México que muestra al mandatario Andrés Manuel López Obrador mientras habla durante una rueda de prensa en Palacio Nacional, en Ciudad de México (México). EFE/Presidencia de México

México, 31 ago (EFE).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rendirá este martes su segundo informe de Gobierno con una crisis económica y sanitaria sin precedentes, mientras arrastra las cargas del pasado y recicla viejos éxitos.

El mandatario, quien prometió la llamada cuarta transformación de México, ahora afronta la pandemia de COVID-19, que ha dejado casi 600.000 casos y cerca de 65.000 muertos, además de una contracción histórica de 18,7 % del PIB en el segundo trimestre del año.

Estamos “en una crisis profunda, pero lo importante es que vamos a salir rápido”, dijo este lunes López Obrador en su conferencia matutina desde el Palacio Nacional.

Pero en su informe de Gobierno, que se entrega cada 1 de septiembre al Congreso, el presidente mostrará que “no tiene ningún plan”, afirmó Valeria Moy, directora general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

REZAGO ECONÓMICO

El Banco de México estimó tres escenarios posibles en los que la economía mexicana podría contraerse desde el 8,8 % hasta 12,8 % por la crisis del coronavirus.

Pero el PIB ya había caído 0,3 % en 2019, el primer año de la Presidencia de López Obrador, quien acumula una contracción del 3,7 % en los primeros seis trimestres de su gestión, mencionó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

“Esto no es solo COVID, es lo que mencionábamos desde el principio, de la necesidad de reactivar a la economía mexicana porque el COVID lo que hizo fue exacerbar tendencias que ya eran previsibles”, detalló el especialista.

LA CORRUPCIÓN

El presidente espera ganar fuerza de los casos de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) acusado de recibir sobornos de Odebrecht, y de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad detenido en Estados Unidos por nexos con el Cártel de Sinaloa.

Pero Valeria Moy lamentó que, en vez de procurar la justicia, López Obrador opte por ventilar imágenes en sus ruedas de prensa matutinas.

“Me parece bien preocupante porque se está litigando en medios y en la opinión pública, no se está haciendo un proceso judicial como debería hacerse, estamos viendo un espectáculo”, criticó.

Además, la imagen del mandatario está salpicada por los nuevos vídeos que muestran a su hermano Pío mientras recibe dinero de David León, extitular de la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC).

VIOLENCIA SIN FRENO

López Obrador, que en campaña esgrimió el lema “abrazos, no balazos”, también tiene pendiente resolver la crisis de inseguridad, con un saldo de casi 60.000 homicidios y más de 1.500 feminicidios en su administración.

El mandatario ha capturado a capos, creado la Guardia Nacional y reconocido la intervención del Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas (CED).

Pero familias de las víctimas y de los más de 75.000 mexicanos desaparecidos se mantienen escépticas.

AFERRADO AL PASADO

El presidente, elegido con 53 % de los votos, inició su gestión con niveles de popularidad superiores al 70 %.

Por ello, en un comercial presumió que siete de cada 10 mexicanos respaldan su cuarta transformación, aunque encuestas recientes de los diarios El Universal y El Financiero colocan su aprobación cercana al 56 %.

El mandatario ha insistido en reciclar viejos éxitos, como la “rifa” del avión presidencial, la austeridad, becas y pensiones, y el rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Me gustaría ver algo más enfocado hacia el futuro, dejar de pensar en este país de los 70 y donde vamos a ser un país petrolero otra vez”, consideró Valeria Moy.