La Oferta

May 20, 2022

Depresión, agobio y ansiedad rondan a los estadounidenses en el dífícil 2020

Una encuesta de la empresa The Harris Poll que sirve como sustento para el estudio, indica que los adultos mayores y los llamados “baby boomers” (nacidos después de la II Guerra Mundial) son los que menos diferencia entre un año y otro dicen sentir. EFE/EPA/Erik S. Lesser/Archivo

Miami, 20 oct (EFE News).- El estrés que genera la combinación de la COVID-19, crisis económica, racismo y elecciones está “afectando seriamente la salud mental” de los estadounidenses, especialmente de los jóvenes, y si no se actúa pronto, puede tener “graves consecuencias”, advirtieron este martes los psicólogos del país.

Casi uno de cada cinco adultos (19 %) afirma que su salud mental es peor de lo que era hace un año y en los adultos jóvenes de la generación Z (nacidos de 1997 en adelante), el porcentaje llega al 34 %, según el informe anual sobre estrés de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Una encuesta de la empresa The Harris Poll que sirve como sustento para el estudio, indica que los adultos mayores y los llamados “baby boomers” (nacidos después de la II Guerra Mundial) son los que menos diferencia entre un año y otro dicen sentir.

HISPANOS, AGOBIADOS POR UN CÚMULO DE PROBLEMAS

Para casi ocho de cada diez adultos, el 78 % de los encuestados, la pandemia de la COVID-19 es una fuente importante de estrés en sus vidas y un 60 % dice que le agobia la cantidad de problemas a los que el país se enfrenta actualmente.

La encuesta no especifica cómo piensan los hispanos al respeto pero Lynn Bufka, de APA, dijo a Efe que esa comunidad siempre presenta “niveles más altos de estrés” que otras, por lo que es lógico pensar que también ahora sea así.

Más todavía cuando el porcentaje de hispanos fallecidos por la COVID-19 es mayor a lo que representa esa comunidad en el conjunto de la población y lo mismo pasa con la pérdida de empleos, y además tienen un factor adicional de estrés en una política migratoria que se centra especialmente en ellos, agregó Bufka.

LOS JÓVENES, DEPRIMIDOS Y ANSIOSOS

La encuesta revela que el grupo de personas entre 18 y 23 años es el que reconoce más abiertamente tener síntomas de depresión.

“Esta encuesta confirma lo que muchos expertos de salud mental están diciendo desde el inicio de la pandemia: nuestra salud mental está sufriendo por un cúmulo de factores de estrés en nuestras vidas”, dijo Arthur C. Evans Jr., director ejecutivo de APA.

Evans indicó que este estrés combinado va a tener “serias consecuencias sociales y de salud si no se actúa para reducirlo”.

De acuerdo con la encuesta, un 75 % de los adultos de la generación Z consultados afirmó que en las dos últimas semanas estaban tan cansados que se sentaron y se dedicaron a no hacer nada.

Un 74 % se sintió muy inquieto, a un 75 % se le hizo difícil concentrarse o pensar adecuadamente, un 73 % se sintió solo y un 71 % se sintió desgraciado o infeliz.

DÉFICIT DE APOYO EMOCIONAL

Pero no solo ellos carecen del apoyo que necesitan. Un 61 % de los encuestados dijo que el apoyo emocional recibido en los últimos doce meses fue insuficiente y el porcentaje sube al 82 % entre la generación el grupo de los Gen Z mayores de 18 años.

Evans advierte de que “la pandemia y el racismo no son cosas que vayan a superarse pronto”, por lo que “todos necesitamos aprender habilidades para ayudarnos a manejar el estrés mientras luchamos por una sociedad que sea más equitativa, resiliente e innovadora”.

En relación con el racismo y la discriminación, la encuesta revela que sea cual sea la raza a la que pertenezcan la mayoría de los estadounidenses (un 59 %) considera que la violencia policial contra las minorías es una importante fuente de estrés.

Hace un año, los que pensaban así eran un 36 %, dice APA para recordar que las muertes de George Floyd, Breonna Taylor y “muchos otros” a manos de la policía causaron “miedo, rabia y una creciente conciencia del racismo sistémico” que existe en la nación.

Los afroamericano son los que en mayor porcentaje apuntan a la discriminación como un factor importante de estrés en sus vidas (48%), seguidos de hispanos (43 %) y nativo americanos (41 %).