La Oferta

May 22, 2022

Trump y Biden, en un nuevo debate con micrófonos silenciados, a ratos

Preparación del escenario antes del debate final entre el presidente de EE.UU., Donald J. Trump, y el candidato demócrata Joe Biden, en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee (EE.UU.), hoy 21 de octubre de 2020. EFE/Michael Reynolds

Nashville (EE.UU.), 21 oct. (EFE).- Después de tres semanas en duda sobre si se iba a celebrar o no un nuevo debate entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su rival demócrata, Joe Biden, -con covid-19 por medio en la Casa Blanca- todo indica que finalmente volverán a verse las caras mañana, jueves, en Nashville (Tennessee), con nuevas reglas como micrófonos silenciados a ratos, para evitar el caos de su primer encuentro.

Nashville, la capital de la música country, está lista para acoger el segundo y último debate entre ambos candidatos, que en realidad tendría que haber sido el tercero, en la Universidad de Belmont entre las 20.00 y las 21.30 hora local del jueves (01.00 y 02.30 hora GMT del viernes).

Las principales arterias de la ciudad están empapeladas con carteles anunciando el debate; y la organización lleva sometiendo a tests de covid-19 desde el fin de semana a los periodistas y voluntarios que han ido llegando estos días.

La Comisión de los Debates Presidenciales, el órgano organizador no partidista, anunció esta semana un nuevo protocolo para que no se repitan las escenas del primer cara a cara del pasado 29 de septiembre en Cleveland (Ohio), marcado por las numerosas interrupciones, la mayor parte motivadas por Trump, lo que impidió que se abordaran a fondo los temas de interés para los votantes.

MICRÓFONOS APAGADOS EN ALGUNAS PARTES

La mayor novedad es que se apagarán los micrófonos en algunas partes del evento.

El debate estará dividido en seis bloques de quince minutos, que comenzarán con una disertación ininterrumpida de los aspirantes que dispondrán de dos minutos cada uno.

Será justo en esos dos minutos iniciales cuando el micrófono del candidato que no esté hablando estará silenciado para garantizar que no interrumpe al otro.

En el tiempo restante de cada uno de los segmentos ambos micrófonos estarán abiertos, aunque la Comisión ha señalado que “su esperanza es que los candidatos sean respetuosos con el tiempo del otro”.

Pese a esta novedad, el experto en debates políticos, David Zarefsky, profesor de la Universidad de Northwestern (Illinois), expresó a Efe sus dudas de que esto vaya a servir para moderar el tono.

“NO PARECE QUE TRUMP PUEDA AUTOCONTROLARSE”

La profesora de Comunicación en la Universidad de Boston, Tammy Vigil, predijo también que “es muy probable que Trump emplee la misma estrategia” que en el primer debate.

“Incluso si su micro está apagado parte del tiempo, no parece que sea capaz de autocontrolarse, probablemente hablará para distraer e interrumpir a Biden -dijo Vigil a Efe-. Trump parece estar obstinadamente parapetado en modo de interrupción, pese a que claramente le perjudica fuera de su base. Sin embargo, (Trump) es posible que considere sus acciones ‘rebeldes’ como motivadoras para su base, por lo que es probable que ‘redoble’ su estrategia”.

A juicio de Vigil, Biden debería intentar ignorar a Trump, pero es posible que responda a sus provocaciones, especialmente si el presidente ataca a su hijo Hunter; algo que el mandatario sabe.

QUIEN NO LLEVE MASCARILLA, A LA CALLE

Además, la mascarilla será obligatoria para todo el público y aquel que no la lleve será expulsado, a diferencia del debate en Cleveland, donde la mayor parte de invitados de Trump no la llevaba.

Dos días después el presidente anunció que había contraído la covid-19, junto a su esposa, Melania, aunque no se sabe en qué circunstancias se contagió, lo que ocasionó la cancelación del segundo debate que debería haber mantenido con Biden el pasado 15 de octubre en Miami.