Saturday, November 28, 2020

Menorca Talayótica, una candidatura a Patrimonio Mundial con 280 yacimientos

Mahón (España), 21 nov (EFE).- La candidatura Menorca Talayótica, que repite como candidata a la Patrimonio Mundial de la Unesco tras ser elegida por el Consejo de Patrimonio Histórico, incluye 280 yacimientos de la cultura megalítica de la isla balear (España).

Entre los monumentos más destacados de esta candidatura que se decidirá en 2022, figuran navetas, poblados y necrópolis diseminados por una superficie de 3.527 hectáreas.

Uno de los yacimientos más destacados de la candidatura es la Naveta dels Tudons, una construcción funeraria entre los años 1.200 y 750 a.C. ubicada en el municipio de Ciutadella. La excavación realizada en 1950 halló restos de un centenar de personas y objetos relacionados con los rituales funerarios, como pulseras de bronce, botones de hueso y cerámica. En 2018 este monumento sufrió un ataque vandálico con pintura y tuvo que ser sometido a un laborioso proceso de restauración.

El poblado talayótico Torre den Galmés, con una extensión de 4,5 hectáreas, es uno de los más grandes de Baleares. Situado a 100 metros de altura, se percibe desde este una perfecta panorámica de la costa sur de la isla. Según los expertos, este poblado ejercía cierta supremacía sobre el resto de Menorca. Fue habitado hasta la época medieval, aunque tuvo su máximo esplendor desde 1.200 a.C. hasta la etapa romana.

Otro de los poblados destacados es el de Son Catlar, el único que conserva intacta su muralla que rodea el poblado. A pesar de que los orígenes se remontan a la edad de Bronce, adquirió una importancia principal poco antes de la conquista romana. Según las investigaciones arqueológicas fue entre los siglos V y IV a.C., cuando el poblado se reforzó con una muralla de 900 metros de 3 metros de altura.

Los monumentos de Torralba den Salort vivieron su máxima esplendor durante la expansión comercial púnica hasta la época medieval. De este conjunto, los arqueólogos destacan dos talayots, un recinto de “taula”, una sala hipóstila, algunas cuevas excavadas en el subsuelo y restos de construcciones. La “taula” es un edificio de culto, construida con dos grandes bloques de piedra, una vertical y otra horizontal.

También destaca el poblado de Trepucó, de cuatro hectáreas de extensión y que originariamente estaba amurallado. Actualmente solo conserva una pequeña parte, pero mantiene algunos tramos de la muralla con dos torres cuadradas, dos talayots, el recinto de “taula” y restos de viviendas perfectamente visibles. El poblado fue destruido en la segunda guerra púnica.

Figura también entre los más destacados, los yacimientos arqueológicos ubicados en la urbanización de Cala Morell, que están considerados de los más espectaculares de la isla al estar configurado por una gran necrópolis, 17 cuevas artificiales y un poblado costero formado por más de una docena de casas, que fueron habitadas entre 1.600 y 1.200 a.C.