Sunday, January 23, 2022

Beatriz Pereyra: Béisbol con mirada de mujer

México, 29 nov (EFE).- Que el presidente Andrés Manuel López Obrador no puede correr porque se lesionó una pierna en sus tiempos de jugador es una de las confesiones más personales del libro “Pelotero. Por amor al béisbol”, en el que la escritora Beatriz Pereyra desvela intimidades de ese deporte en México.

“López Obrador es un fanático de béisbol y me sorprendieron sus historias de niño”, cuenta en entrevista a Efe la autora, al referirse a una de las 18 crónicas del volumen de ediciones Proceso, que será presentado este lunes.

En 213 páginas, el libro de Pereyra delata anécdotas humanas acerca del deporte que tiene más mexicanos en equipos fuera del país, sobre todo en las Grandes Ligas.

Con un prólogo de Juan Villoro, uno de los escritores más reconocidos de América Latina, “Pelotero. Por amor al béisbol”, desvela historias de crecimiento personal y también de dolor.

“En muchos casos fueron mujeres las que marcaron las vidas de esos jugadores. A lo mejor me contaron sus cosas porque soy mujer y se sintieron en confianza” señala Pereyra.

Originaria de Yucatán, de niña Beatriz quedó hechizada por el amor al juego. En su casa esperaba a que su madre se fuera a dormir para encender la televisión y terminar de ver los partidos. Luego se hizo amiga del mejor comentarista del país, Pedro “El Mago” Septién, un erudito del béisbol, con cuyas vivencias abre el libro.

“Yo decía, si se necesita ser hombre para jugar y no nací hombre, en lugar de renegar de mi condición, si no era como pelotero tenía que estar en el béisbol de otra manera. Así empezó todo”, cuenta.

Con una mirada de mujer poco común porque se trata de un deporte vedado para el sexo femenino, la escritora se concentra en las anécdotas humanas. Un capítulo cuenta sobre el lanzador Sergio Romo, despreciado en Estados Unidos por tener padres mexicanos y en México, por haber nacido en Estados Unidos, hasta que ganó tres veces la Serie Mundial de Grandes Ligas y se ganó el respeto.

Otra trata de la dura trayectoria del pitcher Rafael Díaz, quien llegó a lanzar envíos de 98 millas por hora luego de levantarse de una niñez de horror, abandonado por sus padres.

“Romo y Díaz lloraron al contarme sus historias. Mi idea fue describir a los jugadores que la gente admira como hombres de carne y hueso; el mensaje es que si ellos pudieron salir adelante, quienes los lean, pueden hacerlo igual”, comenta.

El libro, escrito entre 2003 y 2020, menciona aristas desconocidas del béisbol de México, entre ellas cómo es el pueblo donde nació el más grande pelotero del país, Fernando Valenzuela, quien en 1981 ganó la Serie Mundial, el premio de novato del año en las Ligas Mayores y el “Cy Young”, por ser el mejor lanzador.

El lado tímido del jonronero Adrián González, el duro momento del adiós del bateador Vinicio Castilla, y la tragedia de Esteban Loaiza, a quien consideraron retrasado mental, estuvo cerca de ser el mejor lanzador de Grandes Ligas en 2003 y ahora está preso por tráfico de drogas, son los temas de otras crónicas.

Pereyra, lectora de Benito Pérez Galdós, Jorge Luis Borges, García Márquez y Gustavo Adolfo Bécquer, intentó tocar las historias con aliento poético y lo logró en la mayoría de ellas, aunque se concentró más en los pequeños hechos de sus héroes.

“Quise ser cronista de radio, pero no tenía voz, ni talento ni ritmo. Después de leer las historias de fútbol de Juan Villoro, me pregunté si un día yo podría escribir. Entonces leí todo lo que pude para poder contar con mis propias herramientas”, asegura.