Tuesday, October 26, 2021

La pandemia lleva a miles de latinos al borde de la indigencia

Un indigente lee una revista junto a otro durmiendo en el suelo hoy lunes sentados en una calle en el centro de Miami, Florida. EFE/Giorgio Viera

Chicago (IL), 1 dic (EFE News).- Miles de latinos, sin ahorros o protección para paliar los efectos económicos de la pandemia de la covid-19, están al borde de la indigencia y necesitan un “salvavidas urgente” por la demora de la nueva ayuda prometida por el Gobierno estadounidense a causa de la politización del tema en la campaña electoral, alertan expertos consultados por Efe.

“Es terrible; el tema se politizó por culpa de la campaña electoral y estas minorías penden de un hilo por falta de ayuda federal o estatal”, dijo el profesor Robert Blendon, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Los números conocidos de una encuesta encargada en septiembre por la escuela señalaban que el 72 % de los latinos y el 60 % de los afroamericanos tienen serios problemas económicos por la falta de ingresos.

Cuatro de cada 10 afroamericanos y latinos dijeron que ya no les quedaban ahorros, y 32 % de los hispanos declararon no poder pagar hipotecas, alquileres, tarjetas de crédito o inclusive las cuentas de electricidad, gas o teléfono.

Un 26 % de latinos y 22 % de afroamericanos luchan para poder alimentar a sus familias. “Esta gente necesita un salvavidas urgente, y nadie les hace llegar el cheque salvador prometido”, dijo Blendon, quien advirtió que la situación actual debe ser mucho peor que lo reflejado en la encuesta.

LA ATENCIÓN SE CENTRA EN BIDEN

Ahora la atención está puesta en el presidente electo, Joe Biden, quien ha manifestado que entre sus planes económicos para los primeros 100 días de gobierno, a partir del próximo 20 de enero, figura el estímulo para ayudar a millones de personas que están desempleadas o perdieron ingresos por la crisis.

Según Blendon, el país se encuentra en una emergencia nacional cuya solución no admite demoras, y que de haber ocurrido en otro momento que no fuera la campaña electoral habría tenido otro tipo de solución.

Dos indigentes conversan hoy lunes sentados en una calle en el centro de Miami, Florida. EFE/Giorgio Viera

“Esta pandemia se desarrolló en campaña electoral, en el peor momento para que ocurra un desastre nacional. Todo se ha politizado y los más vulnerables están en el medio”, dijo, y señaló que los partidos tomaron posiciones y chocan en las negociaciones sobre el monto del nuevo paquete de ayuda.

La Ley CARES, aprobada en marzo, fue el primer paquete de estímulo destinado a ayudar a las personas afectadas económicamente por la pandemia con un cheque de 1.200 dólares, enviado a más de 160 millones de estadounidenses, además de 500 dólares por cada dependiente.

La Reserva Federal de Nueva York informó que solo 29 % de los estadounidenses gastaron sus cheques de estímulo en consumo, mientras que 35 % usaron el efectivo para pagar deudas. El informe también comprobó que 18 % de los beneficiados usaron el dinero en los gastos necesarios para vivir, mientras que 8 % lo gastaron en pasatiempos y vacaciones.

En la encuesta también se preguntó cómo esperaban gastar el dinero de otra ronda de cheques de estímulo, y la mayoría dijERON que usaríaN el dinero para pagar artículos esenciales.

Las posiciones están muy alejadas en el Congreso sobre el monto del nuevo paquete de ayuda. Los republicanos proponen 1.800 millones de dólares mientras los demócratas buscan aprobar un rescate no menor de 2.400 millones.

Valerie Wilson, del Economic Policy Institute, dijo en un comunicado que el impacto financiero desproporcionado de la pandemia en las comunidades de color refleja, y empeora, las disparidades raciales existentes en el país.

Antes de la crisis, estos grupos ya estaban atrasados en las cifras de empleo y salarios, y la pandemia fue un golpe de gracia. “Las disparidades van a empeorar la brecha de riqueza en el país”, pronosticó.

Es por eso que Blendon considera esencial que se atienda con urgencia la pérdida de ingresos en las familias.

“Todos hablan de la vacuna y de combatir la pandemia, pero nadie se refiere a pagos de emergencia en efectivo”, un tema que debe ser prioritario en la agenda del Congreso y del presidente electo, concluyó.