La Oferta

February 8, 2023

El legado en llamas de Donald Trump

Fotografía de archivo, tomada el 25/10/2019, del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respondiendo a preguntas de los periodistas en Washington. EFE/MICHAEL REYNOLDS/Archivo

Washington, 16 ene (EFE News).- Donald Trump dejará el poder el próximo miércoles con un claro legado: la erosión de la confianza pública en las instituciones de Estados Unidos, una mecha que ha quemado lentamente durante cuatro años, que estalló con el asalto al Capitolio y que promete seguir activa con Joe Biden en el poder.

El relato de la Presidencia de Trump en los libros de historia empezará seguramente por sus últimos días en el poder, cuando su desafío a las normas democráticas del país culminó en una insurrección de sus seguidores e hizo realidad la “carnicería estadounidense” que él había descrito en su discurso de investidura.

“LAS LLAMAS ARDERÁN DURANTE UN TIEMPO”

“La cerilla que encendió el presidente ha iniciado un periodo peligroso en la historia de Estados Unidos. Las llamas arderán durante un tiempo antes de extinguirse”, dijo a Efe un académico que estudia la Presidencia en la Universidad de Kentucky, Richard Waterman.

Mientras a otros presidentes se les recuerda por sus logros legislativos o las guerras en las que se metieron, el legado de Trump estará atado por encima de todo a su afán de provocación, su desdén hacia la verdad y su tendencia autoritaria, que culminaron en un reto sin precedentes al resultado de las elecciones de noviembre.

“Estas últimas semanas han sellado su destino en lo relativo a su legado”, afirmó a Efe Lori Cox Han, profesora de ciencias políticas en la Universidad Chapman de California.

“Cualquier logro político quedará ahogado por la violenta insurrección en el Capitolio y por sus intentos de dar la vuelta al resultado de las elecciones a pesar de la ausencia de pruebas creíbles” de un fraude electoral, añadió Han.

“UN CULTO DE MASAS”

Trump retorció los hechos a su antojo, con casi 30.000 mentiras o afirmaciones falsas a lo largo de su Presidencia, según el diario The Washington Post, hasta infundir en la mente de sus seguidores una narrativa casi bélica que perfilaba a sus críticos como “enemigos del pueblo”.

El exmagnate inmobiliario no cumplió su promesa de “drenar la ciénaga” de Washington y, de hecho, benefició a muchos de los grupos de presión más poderosos; pero siguió vendiendo a sus votantes que estaba combatiendo a un supuesto “Estado profundo” corrupto e infiltrado en la burocracia del Gobierno.

Esa teoría, llevada al extremo por algunos de sus seguidores más radicales, como los que creen en la teoría de la conspiración QAnon, sirvió de caldo de cultivo para la violencia de los últimos días, impulsada por la insistencia del presidente en que le habían robado las elecciones.

La estrategia de Trump fue tan eficaz que, incluso después del asalto al Capitolio, el 72 % de los votantes republicanos seguían cuestionando el resultado electoral, según una encuesta del diario Vox; y solo el 27 % del mismo partido confiaban aún en el sistema electoral del país, apunta otro sondeo de Morning Consult.

EL FUTURO DEL TRUMPISMO

El éxito de ese movimiento dependerá en buena parte del rumbo que tome el Partido Republicano, que fue cómplice de Trump durante años y apenas ha empezado a experimentar una mínima fractura tras el asalto al Capitolio, como demuestran los diez congresistas conservadores que votaron a favor de abrirle un juicio político.

“La pregunta para el Partido Republicano es: ¿cómo dejan atrás el culto a la personalidad que representa Donald Trump sin alienar a los votantes que se sintieron atraídos (por él)?”, recalcó Han.

LOS OTROS LEGADOS DE TRUMP

Preguntados por cuál será el legado más importante de Trump, los expertos consultados por Efe mencionaron también la deriva aislacionista en la que ha colocado a Estados Unidos, que ha cerrado las puertas a los inmigrantes, disparado la competición con China y ralentizado la acción global contra la crisis climática.

“Uno de sus legados es cómo ve el mundo a Estados Unidos: como un aliado en el que no se puede confiar, con una economía en declive y un intento cada vez menos creíble de posicionarse como ejemplo de la democracia representativa”, indicó a Efe Karen Hult, experta en la Presidencia en la universidad de Virginia Tech.