Friday, February 26, 2021

Crece la “disparidad étnica” en distribución de vacunas contra la covid-19

Además, por el impacto desproporcionado del virus entre hispanos y afroamericanos, los grupos minoritarios sienten más temor de contagiarse del coronavirus que de ser diagnosticados con cáncer. EFE/EPA/Michael Reynolds/Archivo

Denver (CO), 18 ene (EFE News).- A un mes del inicio de la vacunación contra la covid-19 en Estados Unidos, la “disparidad étnica” en la distribución de la vacuna se ha acentuado en todo el país y resulta aun más notable entre las personas mayores de 65 años, revela un estudio difundido este lunes por Quest Diagnostics.

En Colorado, por ejemplo, el número de blancos vacunados triplica el número de hispanos vacunados, duplica la cantidad de afroamericanos que recibieron la vacuna y es 50 % superior al de los asiáticos; porcentajes muy alejados de la proporción de cada uno de esos grupos en la población general de ese estado. Y lo mismo sucede a nivel nacional, según el informe Tendencias de Salud de la mencionada compañía.

De hecho, el estudio indica que mientras 84 % de los blancos confían en que recibirá un “tratamiento que le salvará la vida”, solo 67 % de los hispanos y 64 % de los afroamericanos comparten esa opinión.

Además, por el impacto desproporcionado del virus entre hispanos y afroamericanos, los grupos minoritarios sienten más temor de contagiarse del coronavirus que de ser diagnosticados con cáncer.

La diferencia entre el porcentaje de blancos y no blancos vacunados refuerza esa actitud, ya que, en el caso específico de los latinos de Colorado, aunque tienen hasta 136 % más probabilidades de contagiarse que los blancos (según el Departamento de Salud Pública estatal, o CDPHE), no figuran entre los grupos prioritarios para ser vacunados.

“Nos satisface que hemos podido recibir las vacunas tan rápido como la cadena de suministros federal lo permitió, pero tenemos que dejar en claro que estamos implementando tácticas adicionales para ser más equilibrados en la distribución de la vacuna”, dijo el CDPHE en un comunicado.

Y esa distribución es aun más desequilibrada entre los mayores de 65 años, que representan, en el caso de Colorado, 21 % de la población del estado pero 35 % de los vacunados. Y 80 % de esos adultos mayores son blancos. (El 90 % de esos blancos votaron en las recientes elecciones presidenciales, inclinándose en su mayoría por los republicanos.)

A nivel nacional, los números son similares: 79 % de los (estimados) 45 millones de personas mayores de 65 son blancos, comparado con 7,5 % de hispanos en ese mismo grupo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya habían anticipado el problema. En su reporte del pasado 10 de diciembre, los CDC lamentaron el “impacto dispar” de las estrategias de mitigación del coronavirus y calificaron de “consecuencias no intencionales” el agravamiento de las desigualdades sociales debido a esas estrategias.

“La discriminación existe en los sistemas diseñados para proteger el bienestar y la salud. La discriminación coloca a los minorías raciales y étnicas en un riesgo más alto de infectarse de covid-19”, dijeron los CDC.

Los CDC delegaron en los estados la autoridad de “identificar poblaciones críticas” para recibir la vacuna antes que otros grupos, con 32 estados usando el “índice de vulnerabilidad social” para tomar esa decisión, para darle prioridad proporcional a las minorías.

A pesar de ello, en Colorado, sólo el 2,3 % de los latinos (de toda edad) recibieron la vacuna, comparado con el 6,3 % de los blancos. Y la cantidad de personas mayores de 70 ya vacunadas (50.000) es igual a la de trabajadores entre los 40 y los 49 años.

“COVID-19 resalta las actuales disparidades de salud y la enormidad del problema. Demasiadas personas en las comunidades más vulnerables de Estados Unidos se ven desproporcionadamente perjudicadas”, dijo en el reporte difundido hoy Ruth Clements, vicepresidente y gerente general de enfermedades infecciones de Quest Diagnostics.

“Y, en medio de la pandemia, en muchos casos (esas personas) carecen de acceso a servicios de cuidados contra el COVID-19 y a exámenes y diagnósticos”, agregó.