Friday, February 26, 2021

Los Premios Goya de la pandemia tendrán una fuerte categoría iberoamericana

Madrid, 21 ene (EFE).– Con una historia sobre inmigración, “Adú”, en cabeza de las nominaciones a los Premios Goya del cine español con trece candidaturas, la presencia latinoamericana en esta edición se centrará en la categoría de mejor película iberoamericana, que se disputarán cuatro sólidas producciones de Chile, Colombia, Guatemala y México.

Se trata de “El agente topo”, de Maite Alberdi (Chile); “El olvido que seremos”, de Fernando Trueba (Colombia); “La llorona”, de Jayro Bustamante (Guatemala), y “Ya no estoy aquí”, de Fernando Frías (México).

También hay acento latinoamericano en las categorías de interpretación femenina. Colombiano en el de mejor actriz de reparto, donde está nominada Juana Acosta, por su trabajo en “El inconveniente”, y argentino en el de mejor actriz revelación, con Griselda Siciliani, por “Sentimental”.

Una escasa, pero destacada presencia latinoamericana en unos premios en los que parte como favorita “Adú”, una cruda historia de inmigración dirigida por Salvador Calvo, que opta a trece galardones, según la lectura de nominaciones realizada este lunes en la Academia de Cine.

Antes del anuncio, el presidente de la Academia de Cine, el realizador Mariano Barroso, explicó los cambios que se van a producir en la gala de entrega de los premios, a causa de las restricciones impuestas por la pandemia de la covid-19.

Se celebrará, como estaba previsto y “si nada lo impide”, el 6 de marzo en Málaga (sureste de España), con conexiones con Valencia (este), pero se hará “de forma contenida y responsable”, por lo que solo asistirán los nominados y las personas que entreguen los premios y que participen en la ceremonia.

No habrá fiestas y se harán pruebas diagnósticas previas a los asistentes a una gala que será presentada por Antonio Banderas y María Casado desde el Teatro Soho, de Málaga, en unos Goya que serán “distintos y responsables”.

Pero, pese a las limitaciones y a los cambios en la gala, la 35 edición de los Goya sigue adelante y lo hace con “Adú” como gran favorita después de un año con menos estrenos y muy complicado para el cine.

Tras “Adú” se sitúan una historia de brujas, “Akelarre”, de Pablo Agüero, y una de preadolescentes en los años noventa, “Las niñas”, opera prima de Pilar Palomero, ambas con nueve nominaciones. La comedia “La boda de Rosa” cuenta con ocho candidaturas y el thriller “Black Beach”, con seis.

El premio más importante, el de mejor película, se lo disputarán “Adú”, “Las niñas”, “Ane”, de David Pérez Sañudo; “La boda de Rosa”, de Iciar Bollain, y “Sentimental”, de Cesc Gay.

Por el de dirección optan Salvador Calvo (“Adú”), Juanma Bajo Ulloa (“Baby”), Iciar Bollain (“La boda de Rosa”) e Isabel Coixet (“Nieva en Benidorm”).

Y en las categorías de actuación, Kiti Mánver, Patricia López Arnáiz, Candela Peña y Amaia Aberasturi son las nominadas como mejor actriz y David Verdaguer, Javier Cámara, Mario Casas y Ernesto Alterio, como mejor actor.

Mientras, de los dieciséis títulos latinoamericanos candidatos a ser nominados a mejor película iberoamericana, los seleccionados fueron cuatro que demuestran la variedad y calidad de la cosecha de este año, pese a las dificultades.

Con un aire de documental y una historia que comienza en clave de comedia para pasar luego a una certera crítica social compite Maite Alberdi con “El agente topo”, una película que demuestra lo bien que se mueve la realizadora chilena en este estilo.

Alberdi ya compitió por el Goya en 2011 con “La Once” y, de hacerse con el premio, sería el quinto para Chile.

Nada que ver con “El olvido que seremos”, la adaptación que ha hecho el español Fernando Trueba de la tremenda novela autobiográfica en la que el colombiano Héctor Abad Faciolince cuenta la vida de su padre, Héctor Abad Gómez, asesinado tras recibir amenazas de grupos paramilitares.

Una producción totalmente colombiana, aunque protagonizada por el español Javier Cámara -una sugerencia de Abad Faciolince, que asegura que le recuerda mucho a su padre-, que estaba previsto presentarse en el suspendido Festival de Cannes de 2020.

“La llorona”, que dirige Jayro Bustamante, es una relectura de la vieja leyenda mexicana de ‘La llorona’, un personaje atrapado entre el cielo y el infierno. Es la historia de un rencor y de una venganza en un filme que se presentó en el Festival de Venecia.

“Ya no estoy aquí”, de Fernando Frías, se desarrolla en Monterrey, está ambientada en la guerra contra el narcotráfico a finales de la primera década del siglo XXI y el protagonista es Ulises, un joven amante de la cumbia. Una película que fue la gran triunfadora de los últimos Premios Ariel, con diez galardones, incluido el de mejor filme.

La cinta que se lleve este año el Goya en la categoría iberoamericana sustituirá en el palmarés a la argentina “La odisea de los giles”, de Sebastián Borenzstein, que lo ganó en la última edición.