Wednesday, January 26, 2022

Kate del Castillo, Alicia Machado y la esposa de Chyno se unen por una orca

Miami, 8 mar (EFE).- Las actrices Kate del Castillo y Alicia Machado, más la activista en favor de los derechos de los animales Natasha Araos, levantaron este lunes voz en favor de Lolita, una orca que ha vivido durante más de 50 años en el tanque de agua más pequeño del mundo para ballenas de su tipo.

Del Castillo, Machado y Araos, esta última casada con el cantautor urbano Chyno Miranda, elevaron sus voces como parte de una campaña de la organización PETA (siglas en inglés de Gente en favor del Trato Ético de los Animales) que pide la liberación de Lolita por parte del Seaquarium de la ciudad de Miami.

“Lolita vive sin compañía de otra orca en ese infierno para turistas y es forzada a vivir haciendo trucos ridículos a cambio de peces muertos. Esto no tiene sentido”, dijo Del Castillo, quien ha participado en esta iniciativa desde 2017.

La actriz y productora mexicana destacó que las orcas son animales sociales y Lolita, quien fue separada de su madre cuando apenas tenía cuatro años, no ha visto otra orca desde 1980, cuando su compañero Hugo murió después de darse repetidos golpes en la cabeza contra uno de los lados del tanque.

Machado, quien al igual que Del Castillo ha formado parte de los activistas de PETA desde hace varios años, calificó la lucha por la liberación de Lolita como “una obligación que tenemos como humanos para ayudar a nuestros hermanos y hermanas, los animales”.

A su vez, Araos considera la situación de la orca como “una prisión inhumana” y ha pedido su liberación “para que pueda nadar, sumergirse y tener la vida que merece”.

El tanque en que vive Lolita tiene apenas cuatro veces la longitud de su cuerpo, lo que representa “una experiencia insoportable para un ser que normalmente nadaría 140 millas (223 kilómetros) al día”, indicó PETA.

Además, tiene una profundidad de apenas 20 pies (6 metros), lo que le impide escapar “del sol abrasador de Florida”.

La situación de la orca ha llegado más de una vez a los tribunales y podría regresar este año gracias a una moción presentada por la etnia indígena Lummi, asentada en el territorio que hoy se considera el noroeste de Estados Unidos.