Sunday, June 20, 2021

Jimmy Smits sueña con que por fin haya llegado el momento latino en Hollywood

El actor Jimmy Smits sonríe durante la presentación de la película “In the Heights” el 20 de mayo en Miami, Florida. EFE/Alicia Civita

Miami, 9 jun (EFE).- Casi 40 años después de su debut en la serie “Miami Vice”, el actor latino Jimmy Smits espera que su nueva película, “In the Heights”, le cumpla “el sueñito” de desatar el “gran momento latino” en Hollywood, algo sobre lo que ha oído hablar desde sus comienzos.

La palabra “sueñito” es el centro de este film sobre los hispanos de Nueva York y que se estrena este viernes, y Smits habló con Efe sobre cómo esta cinta le hizo renacer la esperanza de que haya un “verdadero despertar” de las historias de la comunidad latina de Estados Unidos en Hollywood.

“Tienen décadas hablando de eso y no pasa nada. Espero que ´In the Heights´ cambie eso. Ese es el sueño que no me abandona desde que comencé en esto”, indicó el actor neoyorquino de origen puertorriqueño.

Aunque triunfar como actor fue un sueño personal desde la adolescencia, “la garra” para hacerlo realidad es una herencia familiar. Su padre Cornelis Leendert Smits y su madre Emelina Pola Smits eran inmigrantes que nunca dejaron de trabajar, incluso después de su retiro.

Emelina, en particular, creía en “la obligación” de devolver a la iglesia (católica) y a la comunidad las “bendiciones” que habían recibido. Según Smits, su madre no dejó de hacer trabajo voluntario hasta que su movilidad se vio afectada por los años.

“Me la hizo recordar mucho el personaje de la abuela Claudia, en ´In the Heights´, que adopta a todos los jóvenes en Washington Heights”, indicó el actor, quien aseguró que sus padres nunca le impusieron ninguna de sus aspiraciones, contrariamente a lo que hace su personaje con su hija Nina, interpretada por Leslie Grace.

“Mis sueños nacieron en la escuela secundaria en Brooklyn (Nueva York) y no han dejado de crecer, para mí y mi comunidad”, aseguró Smits.

El actor abrazó personajes latinos desde sus inicios, en una época en la que la mayoría de sus colegas de la comunidad tendían a rechazarlos por temor a perder la oportunidad de alcanzar roles variados.

ENTRE LAS LEYES Y LAS ESTRELLAS

La decisión le salió bien y los personajes que interpretó no podían estar más lejos de los que usualmente le daban a actores latinos.

El papel que lo convirtió en un artista reconocido fue el de Víctor Cifuentes en la serie “L.A. Law”, que se transmitió entre 1986 y 1991. Ya para entonces había compartido carteles con Jane Fonda y Gregory Peck en la película “Gringo Viejo”.

En 1995, protagonizó con Edward James Olmos “Mi familia”, la película con la que el cineasta Gregory Nava le dio seguimiento a su gran éxito con la cinta sobre Selena Quintanilla. “En esa época pensamos que era el momento, pero el interés se deshizo”, recordó.

Su trabajo constante lo llevó a convertirse en el primer latino en formar parte del elenco estelar de “La Guerra de las Galaxias” en 2005, cuando encarnó al senador Bail Organa, en “Star Wars: Episode III: The Revenge of the Sith”.

La semana pasada fue homenajeado en Hollywood con una estrella en el icónico Paseo de la Fama. Nada mal para el hijo de un tipógrafo y una enfermera. Un latino de casi dos metros que “ha visto su sueñito hecho realidad”.

SIEMPRE NEW YORK

Como buen neoyorquino, Smits siente pasión por el teatro y por su ciudad. Reconoce que le emociona la idea que sea “In the Heights”, surgido del musical creado por Lin-Manuel Miranda, la producción que pueda desatar una era de oro para el talento latino en el cine.

Al explicar la razón incluye el hecho de que se haya filmado en las calles de Nueva York, en el barrio de Washington Heights, el epicentro de la comunidad dominicana en la ciudad.

También menciona el que sea una adaptación de la primera puesta en escena de Miranda, quien tras ganar cuatro premios Tony con esa obra logró financiar “Hamilton” en Broadway. Como si eso fuera poco, le alegra que sea una historia sobre la “alegría y resiliencia” de los latinos.

“Es una celebración de quiénes somos y una invitación a que nos conozcan. Espero que además se entienda que todos somos iguales y que por fin llegue nuestro momento”, señaló.