Wednesday, October 20, 2021

La Casa Blanca, preocupada por el bajo ritmo de vacunación entre los jóvenes

Washington, 21 jun (EFE).- La Casa Blanca expresó este lunes su preocupación por el bajo ritmo de vacunación entre los jóvenes estadounidenses, especialmente entre 18 y 25 años, y admitió que será muy difícil llegar al objetivo del presidente, Joe Biden, de que para el 4 de julio el 70% de los adultos cuente con al menos una dosis.

Pese a los notables avances logrados, con más del 65% de los adultos ya inoculados con al menos una de las dosis de los sueros disponibles, las autoridades sanitarias subrayan como uno de los grandes retos la necesidad de incentivar la vacunación entre los más jóvenes.

“Lo que hemos visto en los datos es que hay una gran diferencia entre las personas de más de 25 años y las de entre 18 y 25 años”, indicó Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, en su rueda de prensa diaria.

Psaki subrayó que esta disparidad es “preocupante, especialmente dado que la variante delta está en alza” y, recordó, “no discrimina por edad”.

Según los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), a finales de mayo el 80 % de los mayores de 65 años había sido vacunado, mientras que el segmento de entre 18 y 29 el porcentaje era menor del 40%.

La portavoz de Biden reconoció que el objetivo del 4 de julio era “ambicioso”, pero recalcó que la vacunación “continuará” en EEUU tras esa fecha, por lo que instó a los ciudadanos a dar el paso para protegerse y proteger a su comunidad.

El 55,8% del total de la población adulta de EE.UU. (más de 143 millones de personas) está ya completamente vacunada, y el 65,8% (168 millones) ha recibido al menos una dosis, de acuerdo a los últimos datos de los CDC.

A la disparidad por edad, se suma también las diferencias regionales en EEUU.

Mientras que estados como Massachusetts, Connecticut o Nueva Jersey tienen ya a más de dos tercios de su población completamente vacunada, otros como Alabama, Georgia o Luisiana solo han inmunizado por completo a poco más de un tercio.

Estados Unidos es el país del mundo más golpeado por la covid-19 a lo largo de la pandemia, con más de 601.000 muertos y 33,5 millones de contagios.