Saturday, October 23, 2021

Demócratas incluyen una vía para la ciudadanía en su gran paquete de gasto

El senador Bob Menéndez (c) habla durante una conferencia. EFE/ Lenin Nolly/Archivo

Washington, 14 jul (EFE News).- Los demócratas del Senado han incluido un partida de gasto para abrir una vía a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados en el gran paquete social de 3,5 billones de dólares que anunciaron anoche, reveló este miércoles el senador demócrata Bob Menéndez.

Menéndez, de origen cubano y el latino de mayor rango el Senado, dijo a la cadena MSNBC que la partida para inmigración asciende a 120.000 millones de dólares.

“No he visto el número final pero serían 120.000 millones de dólares para temas relacionados con la inmigración, eso serviría para legalizar a millones de personas, que paguen sus tasas y es algo que podría tener también un impacto económico”, indicó el senador.

No especificó si la medida se dirigiría a los inmigrantes indocumentados que han sido considerados trabajadores esenciales durante la pandemia, a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y los conocidos como “soñadores” que frenar su deportación con el programa DACA, creado por el expresidente Barack Obama (2009-2017).

Esos grupos han sido considerados una prioridad por los demócratas, pero Menéndez dejó claro que el proceso está en sus fases iniciales y el acuerdo entre los demócratas es solo un marco para empezar a trabajar.

Sin embargo, el pacto es importante porque “abre la posibilidad a una reforma migratoria de algún grado” dentro del gran paquete de gasto social de los demócratas.

El objetivo, dijo Menéndez, es que los que puedan beneficiarse “salgan de las sombras, entren a la luz, hagan lo correcto con el Gobierno, se comprueben sus antecedentes penales y haya un camino hacia la legalización”.

Anoche, después de semanas de negociaciones, el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, anunció que su partido había llegado a un principio de acuerdo sobre un paquete de 3,5 billones de dólares para combatir la pobreza, el cambio climático y expandir “Medicare”, un programa de cobertura sanitaria para las personas mayores de 65 años.

Aún no han trascendido muchos detalles sobre esa propuesta, pero el flanco más progresista del partido ha dejado claro que migración debe formar parte del paquete.

Los demócratas quieren sacar adelante ese plan de gasto social a través de una fórmula legislativa conocida como reconciliación y que permite aprobar un proyecto de ley con mayoría simple de 50 votos, en vez de con los 60 que hacen falta normalmente.

De manera paralela a ese paquete de gasto, el presidente estadounidense, Joe Biden, quiere que el Senado apruebe un proyecto de ley de 1,2 billones de dólares para mejorar la infraestructura física del país, por ejemplo carreteras y puentes.

Washington, 14 jul (EFE News).- Los demócratas del Senado han incluido un partida de gasto para abrir una vía a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados en el gran paquete social de 3,5 billones de dólares que anunciaron anoche, reveló este miércoles el senador demócrata Bob Menéndez.

Menéndez, de origen cubano y el latino de mayor rango el Senado, dijo a la cadena MSNBC que la partida para inmigración asciende a 120.000 millones de dólares.

“No he visto el número final pero serían 120.000 millones de dólares para temas relacionados con la inmigración, eso serviría para legalizar a millones de personas, que paguen sus tasas y es algo que podría tener también un impacto económico”, indicó el senador.

No especificó si la medida se dirigiría a los inmigrantes indocumentados que han sido considerados trabajadores esenciales durante la pandemia, a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y los conocidos como “soñadores” que frenar su deportación con el programa DACA, creado por el expresidente Barack Obama (2009-2017).

Esos grupos han sido considerados una prioridad por los demócratas, pero Menéndez dejó claro que el proceso está en sus fases iniciales y el acuerdo entre los demócratas es solo un marco para empezar a trabajar.

Sin embargo, el pacto es importante porque “abre la posibilidad a una reforma migratoria de algún grado” dentro del gran paquete de gasto social de los demócratas.

El objetivo, dijo Menéndez, es que los que puedan beneficiarse “salgan de las sombras, entren a la luz, hagan lo correcto con el Gobierno, se comprueben sus antecedentes penales y haya un camino hacia la legalización”.

Anoche, después de semanas de negociaciones, el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, anunció que su partido había llegado a un principio de acuerdo sobre un paquete de 3,5 billones de dólares para combatir la pobreza, el cambio climático y expandir “Medicare”, un programa de cobertura sanitaria para las personas mayores de 65 años.

Aún no han trascendido muchos detalles sobre esa propuesta, pero el flanco más progresista del partido ha dejado claro que migración debe formar parte del paquete.

Los demócratas quieren sacar adelante ese plan de gasto social a través de una fórmula legislativa conocida como reconciliación y que permite aprobar un proyecto de ley con mayoría simple de 50 votos, en vez de con los 60 que hacen falta normalmente.

De manera paralela a ese paquete de gasto, el presidente estadounidense, Joe Biden, quiere que el Senado apruebe un proyecto de ley de 1,2 billones de dólares para mejorar la infraestructura física del país, por ejemplo carreteras y puentes.