Saturday, October 23, 2021

Texas empieza a detener indocumentados porque no les tenderá “alfombra roja”

Guardias estadounidenses detienen a inmigrantes mexicanos en Texas, Estados Unidos. EFE/ Erik S. Lesser/Archivo

Los Ángeles, 23 jul (EFE News).- Texas ha comenzado oficialmente a detener migrantes que recién cruzaron la frontera como parte del plan de seguridad fronteriza del gobernador Greg Abbott, que este viernes dijo que su estado no tenderá la “alfombra roja” para los indocumentados.

“Texas no extenderá la alfombra roja como la Administración (del presidente Joe) Biden”, dijo el gobernador republicano en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Añadió que los “inmigrantes ilegales atrapados traspasando (la frontera) a Texas serán arrestados y enviados a la cárcel. No más atrapar y liberar”.

El mensaje estaba acompañado con su intervención en Fox News sobre la puesta en marcha de su plan de arrestar a inmigrantes que cruzan la frontera por infracciones estatales como allanamiento de morada.

El gobernador subrayó en la entrevista que está poniendo fin en Texas a la política conocida como “catch & release”, que permite a las autoridades liberar dentro de Estados Unidos a inmigrantes que violaron las leyes migratorias.

“El estado de Texas está cambiando esta política; ahora es arrestos y cárcel. Cuando la gente (los indocumentados) comiencen a aprender esto van a dejar de cruzar la frontera de Texas”, advirtió.

Los primeros tres indocumentados detenidos por invadir propiedad privada fueron enviados a la cárcel del condado de Val Verde el miércoles pasado, según informó la oficina de la fiscal Suzanne West a medios locales.

La fiscalía de este condado fronterizo, que incluye el sector de Del Río, predijo alrededor de 50 arrestos de migrantes por día, aumentando hasta 200 por día en agosto, reportó The Texas Tribune.

Los migrantes detenidos fueron acusados de allanamiento de morada. Aún no está claro qué condenas deberán cumplir los extranjeros y qué pasará con ellos al ser liberados.

Abbott dio la orden de arrestar y acusar de delitos menores a los migrantes a finales de mayo pasado como parte de su plan de reforzar la seguridad fronteriza en medio de las críticas al Gobierno del presidente Biden.

El gobernador firmó una declaración de estado de emergencia debido al incremento en el flujo migratorio por la frontera de Texas registrado en los últimos meses.

La abrumadora llegada de inmigrantes parece no detenerse. En junio, las autoridades migratorias detuvieron en la frontera sur a 188.829 indocumentados, lo que elevó la cifra total a más de un millón en lo que va del año fiscal, que comenzó en octubre de 2020.

En junio se registró un incremento de 4,5 % sobre las cifras del mes anterior, que había supuesto un récord histórico de más de dos décadas.