Friday, October 22, 2021

Campaña contra grito homofóbico debe asumir raíz del problema, dice experto

México, 28 jul (EFE).- Las campañas para eliminar el grito homofóbico de los aficionados del fútbol mexicano deben explicar la raíz del problema para mejorar su efectividad, aseguró el académico Juan Carlos Cabrera Pons.

“Las campañas no hablan de homofobia, sino de evitar un castigo y eso no es efectivo porque el castigo es parte de lo que ofende al aficionado. La Federación Mexicana de Fútbol (FMF) quiere que el aficionado se sienta ofendido con la FIFA”, explicó a Efe el autor del análisis “Puto: normalización institucional de la discriminación en el fútbol”.

Desde 2015, la FIFA ha sancionado a la FMF por el grito homofóbico con más de 10 multas y un par de partidos sin público de las selecciones nacionales, además de una amenaza de excluirlos de torneos oficiales como el Mundial de Catar.

Cabrera, quien ha estudiado la evolución del grito homofóbico desde el Mundial Brasil 2014, comentó que la FMF tiene que explicar en sus campañas cómo funciona la dinámica de discriminación homofóbica y cómo ello escalaría a un crimen de odio que cobraría la vida de un miembro de la comunidad LGBT.

“Habría que realizar una campaña que tratara el problema de raíz, en la que se diga por qué el grito está mal, de lo contrario sólo será una campaña del juego de las apariencias, que no busca un cambio en el sistema”, expresó.

El maestro en Estudios Culturales advirtió que el grito se generó por cómo se ha construido el consumo del fútbol en un país como México, que destaca por su machismo.

“Cuando uno es niño y empiezas a ver fútbol aprendes que es un espacio para hombres, eso ha afectado al fútbol femenino. El Mundial es un claro ejemplo, en las transmisiones enfocan a mujeres y los comentaristas hablan de su apariencia física. El fútbol es misógino y está hipermasculinizado”, añadió.

Cabrera consideró que otro factor que ha provocado que el grito se arraigue en los aficionados es la creencia de que en el balompié los mexicanos tienen prohibido cometer errores.

“Hay un nacionalismo ligado al fútbol. A veces nos parece a los aficionados mexicanos que en el fútbol no podemos equivocarnos, en otras cosa sí, pero en el fútbol no, entonces nos excusamos y decimos que quienes están mal son quienes nos acusan”, finalizó.