Tuesday, September 28, 2021

El Abierto de EE.UU. no cambiará las ruedas de prensa obligatorias de los tenistas

Nueva York, 25 ago (EFE).- Los organizadores del Abierto de Tenis de EE.UU. aseguraron este miércoles que las ruedas de prensa que ofrecen los tenistas después de cada partido son “extremadamente importantes”, y apuntó que no cambiará su carácter obligatorio pese a la polémica que despertó la salida de Naomi Osaka del Roland Garros por negarse a hablar con la prensa.

“Que los jugadores estén disponibles para hablar con los medios es muy importante para nuestros fans. No hay ningún cambio en nuestras normas y serán aplicadas equitativamente a todos nuestros jugadores”, dijo en una rueda de prensa telefónica la directora del torneo, Stacey Allaster.

“Pero sí hay flexibilidad en cuanto a la salud de los atletas”, concretó.

Las declaraciones se producen de cara a la celebración del torneo neoyorquino, que comienza el próximo lunes, y después de que Osaka no quisiera hablar con los periodistas después de los encuentros por su salud mental, lo que finalmente llevó a su retirada del Grand Slam francés.

Pese a anunciar que las normas del Abierto de EE.UU. no han cambiado, Allaster sí que habló de la importancia de la salud mental de los tenistas de cara a sus comparecencias frente a los medios de comunicación.

“Ya lo hemos hecho en el pasado. Si alguien se ha lesionado el tobillo o no pueden ir a la rueda de prensa formal, hay una evaluación médica y los doctores tomarán una decisión”, dijo.

Allaster también habló de la posibilidad en un futuro de optar por sustituir las ruedas de prensa con un formato “menos formal”, o que sea “al día siguiente” en lugar de unos minutos después del partido, o que se transmitan una serie de preguntas al jugador a través del personal del departamento de comunicación en lugar de que sea en persona.

Los organizadores del Abierto de Tenis de EE.UU. también explicaron que este año no pretenden evitar que se produzcan casos de infección de coronavirus en el torneo, sino que no se produzca un brote, lo que explicaría las escasas normas impuestas al público que quiera asistir a los partidos.

“El objetivo no es prevenir casos de covid. El objetivo en realidad es asegurarnos de que no se produce un brote de covid inusual o del que podríamos arrepentirnos”, explicó Brian Hainline, miembro del consejo asesor médico de la Asociación de Tenis de EE.UU. (USTA, sus siglas en inglés).

El torneo ha pasado de no permitir la presencia de seguidores en un sólo partido en 2020 a dar acceso a todos los encuentros del cuadro principal sin necesidad de presentar una prueba de covid negativa ni certificado de vacuna.

Tampoco tendrán la obligación de llevar mascarilla en exteriores, lo cual incluye los estadios, ni siquiera cuando se tenga que cerrar el techo en el Arthur Ashe o el Louis Armstrong si empieza a llover, y no se les tomará la temperatura a la entrada del recinto.

La USTA se ha limitado a “recomendar” el uso de mascarillas en exteriores a todos aquellos que no estén vacunados, y a pedir prueba de vacunación a todos los que quieran acceder a comedores que estén en interiores, siguiendo las normas impuestas por las autoridades en el estado de Nueva York.

“Hay confianza absoluta en los protocolos de covid de 2021, que han sido desarrollados por el consejo asesor médico de la USTA, siguiendo las reglas generales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)”, dijo Allaster.

La directora del campeonato apuntó además que en Nueva York la tasa de vacunación es casi del 70%, y señaló que en los últimos 12 meses ha quedado claro que el aislamiento de los tenistas y las estrictas normas en los torneos es perjudicial para su salud mental.

Este año, los tenistas no tendrán que permanecer en la “burbuja” del año pasado, por lo que tienen la opción de alojarse fuera de los hoteles oficiales, y no tendrán que hacer cuarentena a su llegada a Nueva York.

Sí se les hará una prueba de covid a su llegada a la metrópolis, que se repetirá cada cuatro días, y a diferencia de la versión de 2020, los tenistas y sus equipos podrán visitar la Gran Manzana.