Friday, December 03, 2021

FEMA niega el pedido de Texas para declarar la emergencia por la inmigración

Los Ángeles, 25 oct (EFE).- La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) rechazó el pedido de Texas para que este organismo emita una declaración de emergencia con el fin de hacer frente a la masiva llegada de migrantes a través de la frontera con México.

La declaración de emergencia permitiría al estado de Texas pedir al Gobierno federal que se reembolse al estado los millones de dólares que según, el gobernador, el republicano Greg Abbott, se han gastado en respuesta a la crisis fronteriza.

FEMA ya se había negado a la solicitud, por lo que Abbott había apelado la decisión.

En una carta enviada este domingo, la administradora de FEMA, Deanne Criswell, negó la solicitud del gobernador republicano de reconsiderar la decisión negativa y dar vía libre a la declaración de emergencia.

“Después de una revisión exhaustiva de toda la información contenida en su solicitud y la apelación, reafirmamos nuestras consideraciones originales de que la asistencia federal suplementaria bajo la Ley Stafford no está justificada para este evento (control de la inmigración). escribió Criswell.

Según una copia de la carta filtrada por los medios estadounidenses, Criswell le indicó que, por lo tanto, la apelación de Texas para lograr una declaración de emergencia había sido denegada.

En su solicitud, Abbott señaló “que la incapacidad del Gobierno federal para hacer cumplir las leyes de inmigración, y en particular para detener los cruces ilegales en propiedad federal, que es la única jurisdicción del Gobierno federal, condujo a cargas sustanciales sobre los recursos locales y estatales”.

En ese sentido, el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, dijo hoy en un mensaje en su cuenta de Twitter que la Administración Biden creó la crisis en la frontera sur y ahora se niega a pagar por los “daños interminables y continuos”.

Añadió que los “tejanos no deberían tener que pagar esa factura”.

Abbott está utilizando recursos estatales para luchar en contra de la inmigración, especialmente con el envío a la frontera de miles de efectivos de la Guardia Nacional para realizar tareas de vigilancia y detención de indocumentados.