Thursday, December 02, 2021

¿Por qué la derecha de EE.UU. está obsesionada con Alexandria Ocasio-Cortez?

Washington, 17 nov (EFE).- La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una de las estrellas del Partido Demócrata de EE.UU., observó este miércoles desde su escaño cómo la Cámara Baja castigaba al legislador ultraderechista Paul Gosar por colgar en Twitter un polémico vídeo.

Esa grabación, en la que Gosar aparece cortando la cabeza de la Ocasio-Cortez con una espada, es la última agresión de la derecha que ha tenido que soportar la congresista.

Desde que fue elegida en 2018, AOC -como también se la conoce- se ha convertido en la diana de los ataques de los conservadores empezando por el entonces presidente, el republicano Donald Trump, pasando por su hijo, Don Jr., y llegando hasta otros legisladores ultraderechistas como Gosar y Marjorie Taylor Greene.

Esta última, elegida en 2020 y vinculada al movimiento conspiratorio QAnon, ha llegado a buscar a AOC por los pasillos del Congreso para insultarla y captar la atención de las cámaras.

Hasta la cadena conservadora Fox está obsesionada con Ocasio-Cortez, según muestra un estudio de la organización Media Matters for America, que analiza los medios derechistas.

De acuerdo a ese estudio, entre el 25 de febrero y el 7 de abril de 2019, el nombre de Ocasio-Cortez fue mencionado 3.181 veces en el canal Fox News y su filial especializada en economía, Fox Business. Es decir, cada día, los presentadores de Fox nombraron a la legisladora una media de 76 veces.

Esta persistencia se debe a que AOC se ha convertido en un “símbolo” de todo lo que exaspera a la derecha, desde sus posiciones progresistas hasta sus continuos desafíos al statu quo, dijo a Efe la profesora Kelly Dittmar del Centro de Mujeres y Política en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey).

SU EDAD, SU GÉNERO Y EL COLOR DE SU PIEL

Especialmente, los ataques se centran en su edad: tiene 32 años y con 29 se convirtió en la mujer más joven en llegar al Congreso. La derecha también alude continuamente a su género, su pasado de clase trabajadora como camarera y su condición de latina, ya que su familia tiene orígenes puertorriqueños y se crío en el Bronx de Nueva York.

“La derecha se aprovecha de su raza, su género y su edad, porque cada una de esas identidades y sus intersecciones contrastan con el statu quo de quienes han ocupado hasta la fecha el poder en la política estadounidense: los hombres blancos de avanzada edad”, argumentó Dittmar.

Por tanto, en los ojos de la derecha, la congresista es alguien que ha venido a acabar con la posición dominante que han ejercido durante años los blancos de EE.UU., un miedo que ya alimentó las críticas contra Barack Obama (2009-2017) por ser el primer presidente afroamericano y que Trump usó para llegar a la Casa Blanca.

AOC representa un Estados Unidos más progresista y más diverso que, durante décadas fue privado de poder, pero que ahora lo reclama.

UNA GRAN COMUNICADORA

Además, a los conservadores les irrita la capacidad de Ocasio-Cortez para explicar de una manera muy clara cómo sus ideas mejorarán la vida de la gente.

Tiene un talento especial para transformarse ella misma en “trending topic” (tema del día) en redes sociales, tal y como hizo en septiembre durante la gala del Metropolitan Museum of Art al enfundarse un vestido blanco con unas enormes letras rojas que decían “Tax The Rich” (Cobren impuestos a los ricos).

Asimismo, es una máquina para recaudar fondos: consiguió 5 millones de dólares en febrero para ayudar a quienes se habían quedado sin luz en Texas por las tormentas y ha logrado reunir 26.000 dólares en Instagram para apoyar económicamente a las mujeres que quieren abortar.

Pese a su empuje, los ataques han hecho mella en Ocasio-Cortez, que confesó haber pasado un miedo terrible durante el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero por parte de una turba de seguidores de Trump, que en algunos casos recorrieron los pasillos del Congreso expresamente buscando a la legisladora.

Mientras estaba escondida, AOC tuvo miedo no solo a que la asesinaran sino a que la violaran, según reconoció meses después a la cadena CNN.

Esta semana, ante el vídeo ofensivo de Gosar, Ocasio-Cortez consideró que en “un mundo perfecto” ese legislador habría sido directamente expulsado de la Cámara Baja, en vez de recibir una mera reprimenda, y criticó al Partido Republicano por permitir ese tipo de violencia.

No es, sin embargo, la primera vez que el Partido Republicano permite, e incluso alienta, los ataques contra poderosas mujeres demócratas, apuntó Dittmar.

Además de Ocasio-Cortez, los conservadores atacan frecuentemente a la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, y se mostraron especialmente virulentos con Hillary Clinton cuando en 2016 se convirtió en la primera mujer en optar a la Presidencia de EE.UU.