Thursday, January 20, 2022

Avanzan las negociaciones para evitar un cierre de la Administración en EE.UU.

Fotografía de archivo de la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. EFE

Washington, 2 dic (EFE).- El Congreso de EE.UU. está avanzando en sus negociaciones para evitar un cierre de Gobierno solo 48 horas antes de que se quede sin fondos, aunque un grupo de republicanos ha amenazado con paralizar la Administración en protesta por las normas de vacunación del presidente Joe Biden.

Este jueves, los líderes demócratas y republicanos de la Cámara Baja de EE.UU. anunciaron que habían llegado a un acuerdo para aprobar una ley destinada a evitar el cierre y aumentar los fondos hasta el 18 de febrero, momento en el que tendrán que llegar a otro acuerdo para evitar que la Administración se paralice.

En una rueda de prensa, la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que esa cámara votara sobre el acuerdo este mismo jueves con la idea de que el Senado pueda considerar la medida antes de que expiren los fondos del Gobierno el viernes a medianoche.

El problema, sin embargo, es que aún no se sabe si esa iniciativa será aprobada en el Senado debido a la fiera oposición que ha expresado un grupo de senadores republicanos liderado por Mike Lee de Utah a las normas de Biden para que las grandes empresas obliguen a sus empleados a vacunarse.

Ese grupo de senadores se ha rebelado contra su líder, Mitch McConnell, quien se había comprometido a llegar a un acuerdo con los demócratas para evitar un cierre de Gobierno.

Ni los demócratas ni los republicanos querían repetir el cierre de Gobierno navideño que ocurrió hace tres años durante la Presidencia de Donald Trump (2017-2021).

Ese fue el cierre más largo de la historia de EE.UU. con 35 días, aunque la Administración se ha quedado sin fondos en 20 ocasiones desde 1976, cuando se aprobaron nuevas leyes presupuestarias.

Cuando el Gobierno se queda sin fondos, la mayoría de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales cierran sus puertas, mientras que cientos de miles de empleados federales se quedan temporalmente sin trabajo y sin sueldo.