Sunday, January 16, 2022

Florida retira la apelación en caso migratorio fallido contra Gobierno Biden

Miami, 13 dic (EFE).- Florida retiró una apelación a un fallo adverso de mayo pasado emitido por una jueza que se negó a detener dos medidas “provisionales” del presidente de EE.UU., Joe Biden, encaminadas a detener las deportaciones masivas para dar prioridad a los detenidos que representen una amenaza para la seguridad nacional, como los condenados por delitos graves.

La fiscal general de Florida, Ashley Moody, presentó el viernes una “moción para desestimar voluntariamente la apelación”, según los documentos judiciales a los que Efe tuvo acceso este lunes.

El procedimiento coincide con una ofensiva contra la inmigración ilegal anunciada el viernes pasado por el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis.

La demanda contra el Gobierno Biden había sido presentada en marzo pasado por la fiscal Moody a nombre de DeSantis y un mes después obtuvo un revés en los tribunales, ante lo que la fiscal apeló.

La jueza federal del Distrito Central de Florida, Charlene Edwards Honeywell, decidió en aquel entonces que las medidas no están sujetas a revisión judicial porque son provisionales. “Claramente, las políticas provisionales son un trabajo en progreso”, señaló la jueza.

“Las pautas son solo eso, no son estatutos y no tienen rango de ley ya que constituyen una priorización y no una prohibición de ejecución”, agregó.

“Aquí, (el Gobierno de) Florida simplemente no está de acuerdo con las decisiones tomadas por la Administración Biden en cuanto a las prioridades”, aclaró la jueza.

La fiscal Moody presentó la apelación ante la Corte de Apelaciones del Onceavo Circuito, que tiene sede en Atlanta (Georgia), a la que pidió el viernes retirarla.

La demanda de Moody, republicana y afín al expresidente Donald Trump (2017-2021), cuestiona que el Gobierno Biden busque suspender “los arrestos y deportaciones de ciertos criminales que están en el país ilegalmente, muchos de ellos violentos o condenados por cargos de tráfico de drogas”.

Biden, que asumió el pasado enero, ha revocado muchas de las políticas de inmigración de Trump, padrino político del gobernador DeSantis, que se presentará a la reelección el próximo año.

El viernes, DeSantis anunció una ofensiva legislativa que incluye castigos a empresas contratadas por el Gobierno federal para transportar indocumentados en territorio estatal.

El republicano pidió a la Legislatura que “luchen contra la crisis fronteriza de Biden”.

Las medidas que presentará al Congreso estatal buscarán potenciar una ley contra las llamadas “ciudades santuario” y reforzar la verificación por parte de los empleadores del estatus migratorio de sus trabajadores a través del programa E-Verify.