La Oferta

July 16, 2024

Beneficios de cantar bajo la ducha

Somos muchos los que, sin pensarlo, nos ponemos a cantar al ducharnos porque nuestra voz suena mejor y, mientras relajadamente dejamos que caiga el agua sobre nuestro cuerpo enjabonado, llegamos a pensar, a veces, que bien podíamos habernos dedicado a ser cantantes…

— Ernesto G. Bermejo, ingeniero técnico de sonido, explica que “según las condiciones de superficie y volumen de cada baño, éste proporcionará un tiempo de reverberación que, mezclado con el sonido directo, produce que nuestra voz suene llena de matices y, como resultado, mejor. Ese es el truco técnico que utilizan muchos cantantes, como Julio Iglesias”.


— En una habitación, las ondas del sonido son absorbidas por los muebles, colchones, librerías y resto de mobiliario, por lo que las reflexiones son mucho menores o en todo caso de menor amplitud, lo que nos puede hacer llegar a la conclusión de que puede ser mejor abandonar nuestras ambiciones como cantantes.

— Además, cantar proporciona muchas ventajas físicas aparte de psicológicas. Una de las principales es que, cuando cantamos, segregamos endorfinas, hormonas que, cuando son producidas en grandes cantidades por el organismo proporcionan una sensación de bienestar.

Los pulmones rinden a pleno rendimiento cuando cantamos, tonificando así los músculos abdominales e intercostales y el diafragma. Esta práctica es muy útil para estimular la circulación, aumentar la capacidad aeróbica, combatir los ronquidos y aportar una mayor cantidad de oxígeno al organismo.

Fortalece el sistema inmunológico

Según un estudio de la Universidad de Frankfurt cantar en la ducha libera endorfinas del sistema nervioso, aumentando también los niveles de hidrocortisona, la hormona del estrés; e inmunoglobulina A, una proteína que actúa como anticuerpo para combatir la infección de virus y bacterias.

Favorece la memoria y la concentración

Cantar en la ducha
Memorizar y aprender las canciones es un gran ejercicio para tu cerebro.

Tanto la música como el canto permiten al individuo entrenar diversas funciones cerebrales como la atención, la memoria o la concentración. Solo tenemos que memorizar y repetir la letra de las canciones. Además, es capaz de equilibrar la actividad nerviosa simpática del organismo, dando una sensación de tranquilidad al individuo.

Aporta elasticidad a la piel

Cuando cantamos, los músculos del cuerpo, especialmente del rostro, están en continuo movimiento. Un ejercicio que aporta elasticidad a la piel, además de retrasar la aparición de las arrugas propias de la edad.

Mantiene sano el corazón

Cantar en la ducha
Ese momento de intimidad puede convertirse en una auténtica fiesta.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, ha descubierto que cantar bajo la ducha tiene un efecto similar al de los ejercicios de respiración recomendados para relajarse. Al conseguir este efecto, el ritmo cardíaco se ralentiza, se regula la presión arterial y la sangre se oxigena correctamente.