La Oferta

July 20, 2024

La alta demanda de perros de servicio crea un mercado salvaje y fraudulento

Fotografía cedida por Kaiser Health News (KHN) donde aparece Jennifer Arnold, fundadora de Canine Assistants, organización sin fines de lucro de Milton (Georgia), mientras trabaja con Great, un perro goldendoodle de servicio en etapa de entrenamiento. Jenni Mahnaz admite que no le gustan mucho los perros. EFE/Robin Rayne/KHN

Por Markian Hawryluk

Troy (NY), 16 feb (KHN vía EFE). – Jenni Mahnaz admite que no le gustan mucho los perros. Es ligeramente alérgica y la única mascota que tuvo de niña fue un cangrejo ermitaño. Pero cuando supo que los canes entrenados para asistir a personas podían ayudar a sus hijas con sus necesidades médicas, decidió conseguir uno al precio que fuera.

A su hija mayor, Suraiya, de 6 años, le diagnosticaron autismo y problemas de procesamiento sensorial. Poco después, a Phoenix, de 4 años, le diagnosticaron epilepsia.

“Es muy probable que nuestra familia necesite dos perros de servicio”, dijo Mahnaz. “Creo que nos costará unos 10.000 dólares por perro”.

Es un problema muy serio para esta familia de cinco que vive en Troy, Nueva York, cuyos ingresos están por debajo del umbral federal de pobreza, aunque ahorrarán dinero comprando los cachorros a un criador y pagando luego a un entrenador local para que los entrene como perros de servicio.

Algunos adiestradores cobran hasta 40.000 dólares por un perro de servicio, algo que no cubre el seguro médico. Otros tienen largas listas de espera o no aceptan entrenar perros para niños pequeños.

“Esto es muy caro para nosotros, pero soy la madre de mis hijas y mi trabajo es hacer lo que pueda para que su calidad de vida sea la mejor posible”, explicó Mahnaz. “Es una necesidad para ellas y supondrá una gran diferencia en sus vidas”.

La demanda de perros de servicio se ha disparado en los últimos años, ya que estos animales perros han demostrado su capacidad para ayudar a niños y adultos con una gama cada vez más amplia de discapacidades.

Esto ha desbordado a los adiestradores sin fines de lucro, que suelen proporcionar perros a un costo mínimo o nulo para los pacientes, y ha dado lugar a la aparición del negocio de perros de servicio con precios elevados.

Sin embargo, el rápido crecimiento se ha producido con poca supervisión, lo que potencialmente somete a las personas que tienen problemas médicos complejos a enormes barreras financieras, perros mal entrenados y fraude.

Esas trampas se ven exacerbadas por las redes sociales, incluidos los sitios de recaudación de fondos como GoFundMe que permiten a las familias alcanzar los umbrales de precios que no podrían pagar por sí mismas. El floreciente mercado alienta a los entrenadores a cobrar más, confiados en que los fondos serán donados.

Algunos, como la familia Mahnaz, se ven obligados a entrenar a sus propios perros para reducir el costo. Pero no hay garantía de que eso funcione -según los adiestradores, los perros entrenados en casa no son una garantía de éxito- y podrían perder miles de dólares.

“El perro podría fracasar absolutamente. Podríamos acabar con un animal adulto que no puede ejercer como perro de servicio. Pero no tenemos elección”, afirmó Mahnaz.

MERCADO SALVAJE

La falta de normas para los adiestradores de perros de servicio ha abierto la puerta a decenas de adiestradores caseros que pueden o no estar calificados para entrenar perros de servicio, según Lynette Hart, profesora de medicina veterinaria en la Universidad de California-Davis.

“Es una gran oportunidad para que los entrenadores de perros te ofrezcan venderte uno por decenas de miles de dólares. Es una especie de mercado salvaje”, añadió Hart.

Pero eso también deja a las familias vulnerables y sin otro recurso.

Fotografía cedida por Kaiser Health News (KHN) donde aparece Jennifer Arnold, fundadora de Canine Assistants, organización sin fines de lucro de Milton (Georgia), mientras le hace oler al perro Cheeto un hisopo perfumado como parte de su entrenamiento para identificar las convulsiones. EFE/Robin Rayne/KHN

“A veces estafan a las familias”, señaló Sheila O’Brien, presidenta de Assistance Dogs International en Estados Unidos. Este grupo acredita a los entrenadores de perros de servicio, pero la acreditación es voluntaria y solo pueden optar a ella las organizaciones sin ánimo de lucro.

El grupo cuenta con 80 miembros acreditados y 25 programas en Norteamérica. Pero nadie sabe cuántos entrenadores de perros no acreditados operan en el país.

“Es muy fácil estafar a la gente a través de internet. Se puede ganar mucho dinero”, afirmó David Favre, profesor de derecho de la Universidad Estatal de Michigan especializado en derecho animal. “Nunca se ha controlado y ha empeorado”.

En 2018, por ejemplo, el fiscal general de Virginia presentó una demanda en la que alegaba que la empresa Service Dogs by Warren Retrievers cobraba a las familias hasta 27.000 dólares por perro pero “entregaba cachorros mal entrenados, con serios problemas de comportamiento y habilidades o entrenamiento inadecuados”. El entrenador resolvió la demanda el año pasado por 3 millones.

En 2020, el fiscal general de Carolina del Norte presentó una demanda similar contra el propietario de Ry-Con, un entrenador de perros de servicio sin fines de lucro. La demanda alegaba que cobraba a las familias hasta 16.710 dólares por perro, a pesar de saber que los perros no estaban bien entrenados.

Ambas empresas han dejado de funcionar y no fue posible contactar a sus propietarios para comentarios.

O’Brien calcula que el costo promedio del adiestramiento en Estados Unidos es de 30.000 dólares por perro. Pero los entrenadores también deben tener en cuenta el costo del 60 % de los perros que no superan el adiestramiento. A veces, los perros fracasan por problemas de salud o de temperamento. “Algunos son perros para el afecto, no para el trabajo”, dijo O’Brien.

Jennifer Arnold, fundadora de Canine Assistants, organización sin fines de lucro de Milton, Georgia, dijo que queda mucho trabajo después de que un perro se gradúa, aunque muchos adiestradores comerciales dan por terminada su responsabilidad cuando venden el animal. Pero muchas personas necesitan ayuda para resolver problemas como la educación del perro en casa o las dificultades para caminar con correa.

“Los clientes pueden recibir perros que no están preparados, y a veces, cuando los perros están preparados, acaban con familias que no saben qué hacer”, apuntó Arnold. “Es difícil para ambas partes, pero lo más frecuente es que se aprovechen de las familias y no al revés”.

NECESIDAD ABRUMADORA

Canine Associates puede colocar un máximo de 100 perros al año, pero recibe unas 1.400 solicitudes.

“La necesidad es abrumadora. El sector es perfecto para la gente que quiere ganar un poco de dinero”, aseguró Arnold.

En la mayoría de los casos, ese dinero no sale directamente del bolsillo de los pacientes.

Kelly Camm, directora de desarrollo de la organización sin fines de lucro 4 Paws for Ability, con sede en Xenia, Ohio, dijo que solo 5 % de las familias pueden pagar 17.000 dólares por un perro de servicio. El resto depende de su comunidad, la familia, amigos o, a veces, de completos desconocidos para obtener donaciones.

Medical Mutts Service Dogs de Indianapolis entrena a unos 30 perros de servicio al año, de los cuales un tercio son perros que viven en el centro para su entrenamiento.

“No hay garantía de que ninguno de esos perros logre ser de servicio”, expresó Eva Rudasile, directora de servicios al cliente de Medical Mutts. “Cuando empiezas el entrenamiento y los sacas a lugares públicos, empiezas a practicar ciertos comportamientos; es bastante estresante. Y algunos perros no pueden soportarlo”.

Medical Mutts cobra entre 15.000 y 17.000 dólares por un perro del programa, dependiendo del tipo de discapacidad. Si se aloja y entrena a un perro que trae la familia cuesta 11.000 dólares. Si ese perro no consigue graduarse, la familia pierde su dinero. En cambio, quienes optan por un perro del programa tienen garantizado un animal que completa el adiestramiento.

“Esa es la mayor ventaja de un perro del programa”, dijo Rudasile. “No corren el riesgo de quedarse con un perro que no puede cumplir con las funciones para las que ha sido entrenado”.

Para la familia Mahnaz es un riesgo que vale la pena. Un amigo ha creado una página de GoFundMe para recaudar los 4.000 dólares iniciales para conseguir su primer perro, un goldendoodle, de un criador. Empezarán con un entrenamiento básico de obediencia y, cuando el perro tenga la edad suficiente, comenzarán su entrenamiento como perro de servicio.

Un perro de asistencia para el autismo, esperan, ayudará a Suraiya a enfrentarse a situaciones sociales incómodas y a tranquilizarla cuando esté al borde de una crisis. Más adelante, conseguirán un segundo perro entrenado para alertarles cuando Phoenix sufra un ataque.

Suraiya, que aún no sabe escribir, ha creado sin embargo una lista de posibles nombres de perros: Blueberry, Alex, Stardust, Jelly-Jam. Phoenix se ha decidido por Pancake.

KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre salud. Es uno de los tres principales programas de KFF, una organización sin fines de lucro que analiza la problemática de salud y salud pública de la nación.