La Oferta

June 23, 2024

La elegida por Biden para el Supremo será “justa” con latinos, dice Schumer

EFE/EPA/WILL OLIVER

Washington, 11 mar (EFE).- La reconocida jueza Ketanji Brown Jackson, elegida por Joe Biden para el Tribunal Supremo de EE.UU., es una persona de gran empatía que será “justa” con aquellos temas que más preocupan a la comunidad latina, dijo a Efe el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer.

“Ella es una persona de gran empatía y, cuando ve que a alguien se le trató de manera injusta, ella quiere rectificarlo”, dijo Schumer, que se reunió hace pocos días con la magistrada.

El senador por Nueva York consideró que buena parte de la comunidad latina en Estados Unidos, compuesta por casi 60 millones de personas, no ha sido tratada de manera justa a lo largo de los años en asuntos como cuidado médico, educación e inmigración, entre otros temas.

Ante esas injusticias, cree que la respuesta de Brown será empatía, ya que ella tiene una capacidad especial para entender a la gente, según Schumer.

El senador se deshizo en halagos hacia Jackson, a quién describió como una persona con una carrera judicial “brillante” y a quien todo el mundo adora, incluso quienes están en desacuerdo con sus ideas.

PRIMERA MUJER AFROAMERICANA EN EL SUPREMO

De recibir el aval del Senado, Brown se convertirá en la primera mujer afroamericana en ocupar uno de los nueve puestos vitalicios del Tribunal Supremo de EE.UU. en sus 232 años de historia.

Asimismo, Jackson sería la primera jueza del Supremo que tiene experiencia como abogada a nivel federal para personas con pocos recursos, una labor que ejerció durante dos años para entender mejor cómo funcionaba el sistema de justicia criminal.

Contribuyó, además, a reducir las penas de cárcel por delitos federales de drogas, que afectan desproporcionadamente a los afroamericanos y latinos.

De llegar a la máxima instancia judicial del país, Brown podría tener en sus manos temas tan importantes para la población latina como el programa DACA, creado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) para proteger de la deportación a miles de jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños.

Un juez de Texas falló en contra de ese programa en julio de 2021, por lo que es posible que su legalidad vuelva a ser evaluada por el Tribunal Supremo.

Preguntado al respecto, Schumer consideró que la elegida por Biden será “justa” con ese y otros temas, aunque los nominados para el Tribunal Supremo -incluida Brown- siempre evitan posicionarse públicamente sobre los asuntos que podrían llegar a decidir.

CONFIRMACIÓN FINAL EN ABRIL

Las audiencias para examinar el nombramiento de Brown empezarán el 21 de este mes y el objetivo de Schumer es que el pleno del Senado respalde la nominación de la jueza en la primera semana de abril, antes de que los senadores dejen Washington por el receso de Pascua.

El camino debería ser relativamente fácil porque los demócratas tienen 50 escaños y justo necesitan ese número de apoyos para aprobar la nominación.

Schumer, sin embargo, confía en que “un buen número” de republicanos apoyen a Jackson.

Tres conservadores -Lisa Murkowski, Susan Collins y Lindsey Graham- votaron el año pasado a favor de que Jackson asumiera el puesto que ocupa actualmente en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, por lo que la atención está fija en esos tres senadores.

La llegada de Jackson a la corte no cambiaría la composición ideológica del Supremo estadounidense, que con seis jueces de tendencia conservadora y tres progresistas, está más inclinado a la derecha que en ningún momento desde la década de 1930.

DIVERSIDAD EN LA CORTE

Sin embargo, sí ampliará la diversidad de una corte en la que ahora mismo hay cinco hombres blancos, uno negro y tres mujeres, una de ellas la latina Sonia Sotomayor.

El propio Schumer jugó un papel importante en la nominación de Sotomayor en 2009, según explicó durante la entrevista.

Él conocía a Sotomayor porque ella ejercía como jueza en la corte de apelaciones del Segundo Distrito en Nueva York, el estado que Schumer representa en el Senado.

Y, cuando hubo una vacante en la máxima corte, Schumer no dudó en llamar por teléfono al entonces presidente, Barack, Obama para pedirle que considerara a Sotomayor como posible candidata, algo que finalmente hizo y que desembocó en el nombramiento de la primera latina para el Tribunal Supremo.