La Oferta

July 2, 2022

Inmigrantes en sector de construcción sufren discriminación y robo de salario

EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS

Nueva York, 23 may (EFE).- Un 41 por ciento de los trabajadores de la construcción en Nueva York son indocumentados y su estatus legal sirve a menudo para explotar a estos inmigrantes, que sufren robo de salarios, condiciones peligrosas y racismo, según revela un estudio dado a conocer hoy por el Centro de Estudios Migratorios.

“Era muy común que a veces saliéramos del trabajo dos horas después de nuestro horario laboral. No nos pagan esas dos horas” extras, señaló un trabajador mexicano indocumentado, uno de los 16 entrevistados de diez países, para el estudio “Subiendo la escalera: Obstáculos que enfrentan los inmigrantes en la industria de la construcción de la ciudad de Nueva York”, que cubrió el periodo del 2015 -2019.

En ese periodo, los inmigrantes constituían el 44 % en general de la fuerza trabajadora de la ciudad y el 63 % de la industria de la construcción; de ellos, una mayoría eran hispanos, y un 41 % indocumentados.

La larga jornada de trabajo, que puede ser de entre siete de la mañana y ocho de la noche, sólo les reporta un ingreso de 120 dólares y la respuesta del empleador para no pagar las horas extras, -lo que constituye robo de salario- es que “te estoy dando la oportunidad” de trabajar, de acuerdo con el obrero mexicano.

La situación no se denuncia por la necesidad de mantener a sus familias lo que se suma a que muchos desconocen las redes laborales formales, como desconocen los sindicatos o centros de trabajadores, especialmente cuando acaban de llegar a Estados Unidos.

El estudio, para el que se entrevistó además a sindicatos y organizaciones comunitarias, indica que indocumentados y otros inmigrantes con dominio limitado del inglés tenían más probabilidades de trabajar en la industria de la construcción, con altas tasas de mortalidad en Estados Unidos.

Para el momento en que se hizo el estudio el ingreso promedio de un obrero de la construcción en Nueva York era de 40.000 dólares al año pero, para un trabajador nacido en EE.UU era de 45.500 dólares y para uno naturalizado de 42.500 dólares.

La cifra es menor cuando se trata de un residente legal, de 31.000 dólares al año, mientras que el salario de un indocumentado se limita a 30.100 dólares.

Los trabajadores nacidos en el extranjero miembros de un gremio ganaban un 64 por ciento más que otros inmigrantes que no están afiliados a un sindicato, de acuerdo con el estudio.

Los inmigrantes enfrentan también discriminación racial, tanto en sitios de trabajo donde hay sindicato como en los que no la hay, lo que ha mantenido a los albañiles de raza negra en posiciones de trabajo más bajas, donde hay que hacer un esfuerzo físico mayor.

Los puestos de trabajo más fácil y de supervisión se otorgaron a los blancos. Los inmigrantes no denunciaron la situación para poder encontrar más trabajo en el futuro.

Las mujeres entrevistadas aseguraron que es una industria en la que se enfrenta discriminación salarial, despidos injustos y acoso. Sin embargo, varios aseguraron que si bien existe sexismo en esta industria, ha ido disminuyendo.

El estudio hace también recomendaciones tanto a legisladores como a los sindicatos para mejorar las condiciones de empleo de los inmigrantes.