La Oferta

February 8, 2023

Prisión para mujeres inmigrantes en Pensilvania cerrará en enero de 2023

La instalación, que abrió en 2001, había sido en algún momento uno de los tres sitios en EE.UU. donde se retenía a familias que buscaban asilo, y se convirtió en blanco de protestas y críticas que pedían su cierre. Imagen de archivo. EFE/Jim Scalzo

Los Ángeles, 30 nov (EFE).- El centro de detención de mujeres inmigrantes en el condado de Berks (Pensilvania), que ha sido blanco de críticas de los defensores de los inmigrantes, cerrará sus puertas en enero de 2023, informaron hoy autoridades locales.

La portavoz del condado de Berks, Stephanie Weaver, se reunió hoy con los trabajadores del centro y les dijo que el Gobierno federal decidió rescindir su contrato con el condado y que el centro cerrará el 31 de enero de 2023, según informó el periódico The Reading Eagle.

El centro de detención migratoria, que tiene habilitadas 96 camas, es operado por el condado de Berks.

La instalación, que abrió en 2001, había sido en algún momento uno de los tres sitios en EE.UU. donde se retenía a familias que buscaban asilo, y se convirtió en blanco de protestas y críticas que pedían su cierre.

El Gobierno del presidente Joe Biden dejó en libertad a todas las personas encarceladas en Berks en febrero de 2021. Pero a principios de este año se reanudó su uso y se convirtió en una instalación que alberga sólo a mujeres inmigrantes y sus hijos que esperan asilo o deportación.

Actualmente alberga a 32 personas, 15 mujeres adultas y 17 menores, de Colombia, según el rotativo.

A comienzos de noviembre, miembros de la Coalición Cierren Berks, Make The Road PA y CAIR-PA realizaron una protesta para exigir la liberación de las mujeres retenidas en este lugar bajo el argumento de que “no han cometido ningún delito”.

Los activistas criticaron que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ha usado la cárcel familiar de Berks por más de dos décadas para detener a familias de inmigrantes, incluidos algunos de apenas 14 años de edad.

Denunciaron que la detención de mujeres en ese sitio es “peligrosa y cruel”.

El ICE no se ha pronunciado sobre el cierre ni qué pasará con las mujeres y sus hijos detenidos.