La Oferta

April 15, 2024

Ocho aspirantes quieren desalojar a la alcaldesa afroamericana de Chicago

Imagen de archivo de la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot. EFE/TANNEN MAURY

Redacción EFE News, 27 feb (EFE).- La alcaldesa afroamericana de Chicago, Lori Lightfoot, enfrenta el martes a ocho aspirantes a desalojarla del cargo, entre los que se destaca el congresista federal hispano Jesús “Chuy” García, con quien comparte las preferencias de los votantes.

Las encuestas de firmas especializadas evidencian que las posibilidades de reelegirse de Lightfoot son muy inciertas, con un promedio de 17 % de las intenciones de voto, mientras que Chuy, como se le conoce en la comunidad mexicoamericana, tendría un 20 %, lo que presagia una posible segunda vuelta para el 4 de abril.

Un tercero en discordia es Paul Vallas, exsuperintendente de las Escuelas Públicas de Chicago, con el 18 % de preferencia.

Los otros desafiantes los siguen a distancia. Son el empresario Willie Wilson con 12 %; el comisionado del Condado de Cook, Brandon Johnson, que tiene 11 %, y el activista Ja’Mal Green, con 2 %. Con 1 % o menos figuran la concejal Sophia King del Distrito 4, el representante estatal Kam Buckner y el concejal Roderick Sawyer, del Distrito 6.

En víspera de la elección, tres de cada cinco votantes desaprueban el trabajo de la alcaldesa en su primer mandato, más de la mitad tienen una opinión desfavorable de su gestión y 71 % piensan que la ciudad se encuentra en el camino equivocado.

“Lightfoot divide a la gente, no es colaboradora, ha enajenado al Concejo Municipal y tiene una mala relación con el Gobierno estatal (de Illinois). Chicago necesita un nuevo liderazgo”, dijo Chuy a EFE.

El miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos se ve con posibilidades de acceder al cargo porque las encuestas señalan que, en el caso de una segunda vuelta, él obtendría el 54 % de los votos, frente al 30 % de la alcaldesa.

Entre los votantes hispanos, García tiene el 56 % de las intenciones de voto.

Lightfoot ha tenido un primer mandato difícil, debiendo guiar a la ciudad a través de la pandemia, la inflación, los delitos violentos y protestas por la brutalidad policial.

El año pasado retó a los medios a “encontrar otro alcalde” que enfrentara los “desafíos sin precedentes” que ella tuvo. No hubo “periodo de luna de miel para mí”, dijo.

Lightfoot hizo historia en 2019 como la primera mujer afroamericana y la primera persona abiertamente LGBTQ a cargo de la Alcaldía de Chicago. Si no logra llegar a la segunda vuelta, sería la primera alcaldesa elegida de Chicago desde Jane Byrne -la primera mujer al frente de la ciudad- en no ganar un segundo mandato.

La campaña de Lightfoot ha expresado confianza en sus posibilidades al considerar que la alcaldesa “siempre ha sido subestimada por los expertos y, aparentemente, hoy no es diferente. Nos vemos el 4 de abril”.

La inseguridad pública y los altos índices de criminalidad fueron el tema principal de la campaña. Tanto García como los demás desafiantes quieren destituir al superintendente de la Policía, David Brown, quien es oriundo de Dallas, Texas, y sustituirlo por alguien procedente de las filas del Departamento de Policía de Chicago.

“La gente no confía en la Policía, y Brown no cuenta con la confianza ni de sus propios subordinados. Esto tiene que cambiar”, declaró el congresista federal a EFE.

“El nuevo superintendente de la Policía debe ser un líder que inspire a las bases, comprenda las estrategias policiales modernas, pueda liderar una transformación cultural y profesional, esté ansioso por generar confianza en nuestras comunidades y comprenda nuestra ciudad”, señaló.

Si el 28 de febrero no hay un claro ganador con más del 50 % de los votos, habrá una segunda vuelta el 4 de abril entre los dos más votados.

Aunque las elecciones son oficialmente no partidistas, los candidatos suelen estar afiliados a uno de los principales partidos políticos. Entre los desafiantes hay ocho afiliados al Partido Demócrata y uno independiente. El último alcalde republicano de Chicago, William Thompson, dejó el cargo en 1931.

Chicago adoptó el sistema de elecciones generales no partidistas con una posible segunda vuelta a partir de las elecciones de alcalde de 1999. En las seis elecciones entre 1999 y 2019 se produjo una segunda vuelta en dos ocasiones (2015 y 2019). Un candidato ganó las otras cuatro elecciones generales por completo (1999, 2003, 2007 y 2011).