La Oferta

April 21, 2024

Activistas denuncian que “crueles” reglas propuestas de asilo dañan a niños

Fotografía de archivo donde aparecen dos agentes de la Patrulla Fronteriza mientras atienden a unos niños en un punto del área conocido como Quitobaquito, en la frontera de Arizona con México (EE.UU.). Imagen de archivo. EFE/Paula Díaz

Washington, 2 mar (EFE).- Las reglas propuestas por el Gobierno del presidente Joe Biden para extranjeros que buscan asilo en Estados Unidos son “crueles” y hacen a los niños migrantes más vulnerables, afirmaron hoy activistas.

“Las vedas al asilo propuestas forzarán a las familias a intentar que un solo miembro entre al país, un niño”, dijo en una teleconferencia de prensa Mario Bruzzone, de la Comisión de Refugio de Mujeres.

Bruzzone se refirió a recientes informes de prensa que documentaron cientos de casos en que grandes empresas y contratistas de mano de obra han empleado a menores de edad, en violación de las leyes laborales que protegen a los niños.

“Es posible poner fin a la explotación laboral de los niños y esto debería ser una prioridad clave para los legisladores y para el Gobierno de Biden. Las compañías que lucran sobre el trabajo infantil deberían rendir cuentas”, añadió.

El Gobierno ha abierto un periodo de 30 días para comentarios del público acerca de las propuestas que obligarían a quienes busquen asilo a solicitarlo en los consulados estadounidenses en el país que quieren abandonar o en terceros países donde hayan transitado en su viaje a la frontera.

El obispo católico de El Paso (Texas), Mark Seitz, calificó como “crueles” las nuevas reglas propuestas y dijo que le traen a la memoria las políticas en 2019 del entonces presidente Donald Trump que resultaron en la expulsión de cientos de miles de migrantes en la frontera.

“El Gobierno de Biden llegó con tantas promesas para un manejo diferente de la inmigración, diferente de las políticas fracasadas del pasado. Hay una falta de disposición para siquiera reconocer las terribles violaciones de los derechos humanos que ellas implican”, afirmó.

Seitz dijo que la política de inmigración sigue siendo “un asunto en el que al parecer de todo lo que se trata es de controlar la frontera”.

“Las reglas propuestas no reconocen las necesidades particulares de personas que escapan para salvar sus vidas. Como si todos pudiésemos conectarnos con internet, solicitar un pasaporte y sentarnos a esperar a que todo el trámite se complete”, acotó.