La Oferta

April 19, 2024

Georgia restringe el acceso de menores a tratamientos hormonales

EFE/EPA/RUNGROJ YONGRIT

Washington, 23 mar (EFE).- El estado estadounidense de Georgia se convirtió este jueves en el último en una serie de territorios gobernados por conservadores en restringir el acceso de los menores a tratamientos hormonales y de cambio de género.

En un mensaje publicado en la red social Twitter, el gobernador republicano del estado, Brian Kemp, anunció que había dado luz verde a una norma que limita este tipo de cuidados para “asegurar que protegemos el bienestar y la salud de los niños de Georgia”.

La ley, que fue aprobada por el Senado estatal el martes, prohíbe a los profesionales médicos ofrecer tratamientos hormonales o cirugía de cambio de género a los menores de 18 años, pero no menciona los bloqueadores de la pubertad, que producen cambios menos permanentes.

En su texto, los legisladores centran su crítica en la disforia de género, que surge cuando la identidad de género de una persona no se corresponde con el sexo con el que nace. Según la norma, una cantidad “significativa” de menores a los que se les diagnostica disforia de género no la sufren de adultos.

Por esa razón, y citando una falta de estudios a largo plazo sobre los efectos de este tipo de cirugía y medicamentos en los jóvenes, la ley argumenta que ofrecerlos es equiparable a “causar daños físicos”, cuando sería más apropiado “esperar a ver” qué ocurre con el paciente.

Diversas asociaciones han argumentado que restringir el acceso de menores a este tipo de cuidados, sin embargo, hace que aumente el riesgo de suicidio entre los jóvenes trans.

Según un estudio de marzo de 2022 desarrollado por la investigadora de la Universidad de Washington Diana Tordoff, el acceso a cuidados de cambio de género reduce significativamente el riesgo de depresión y de suicidio de los jóvenes trans.

La ley de Georgia ofrece excepciones cuando se pueda verificar “un trastorno médico del desarrollo sexual”, pero excluye la disforia de género.

En los últimos meses, varios estados gobernados por republicanos han prohibido o restringido el acceso de los menores a este tipo de cuidados y medicamentos, como Iowa, Tennessee o Dakota del Sur.