La Oferta

May 28, 2024

El estilista de las celebridades Ricardo Rojas busca un lugar en Hollywood

Fotografía cedida por Richard Reinsdorf donde aparece el estilista argentino Ricardo Rojas mientras posa junto a una modelo que sostiene uno de sus productos que llevan su nombre. EFE/Richard Reinsdorf

Los Ángeles, 9 abr (EFE).- El argentino Ricardo Rojas, uno de los estilistas preferidos de las celebridades de Estados Unidos, ha retomado el sueño que perseguía cuando llegó al país hace más de 30 años: convertirse en actor, porque, según dijo a EFE, “nunca es tarde” para conquistar Hollywood.

Rojas, de 57 años, participa como actor invitado en la segunda temporada de “And Just Like That” de HBO Max, una secuela de la exitosa serie “Sex and the City”.

La secuela retoma las vidas de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), Charlotte York (Kristin Davis) y Miranda Hobbes (Cynthia Nixon), quienes ahora se encuentran en la realidad más complicada de la vida y la amistad a sus 50 años.

Rojas interpreta a Juan José, un peluquero amigo de Seema Patel (Sarita Choudhury) en la segunda temporada, que estrena en diciembre. De su personaje apenas puede adelantar que es un latino “muy divertido”.

“Es un papel pequeño pero para mí es el punto de partida de donde no hay regreso”, explicó a EFE desde Nueva York. “Siento que tengo un gran camino por delante para el que me he preparado”.

Asegura que “no es tarde” para retomar su sueño. Sus experiencias al estar cerca de actores de renombre como Emma Thompson le hacen creer que tiene que intentarlo y no desfallecer hasta lograrlo.

“Son muchos los que me han dicho que debo intentarlo, que tengo el compromiso y la pasión para lograrlo”, relata.

Su amor por la actuación la heredó de su padre, que también era actor y lo animó a seguir sus pasos.

Nacido en San Miguel de Tucumán (Argentina), el in migrante dio sus primeros pasos como actor con una compañía de teatro local de su ciudad. Por esa época también descubrió su pasión por la creación de peinados y el cuidado del cabello.

“Mi papá no quería que me volviera peluquero”, recuerda con nostalgia.

Fotografía personal cedida donde aparece el estilista argentino Ricardo Rojas, de 57 años, quien participa como actor invitado en la segunda temporada de “And Just Like That” de HBO Max, una secuela de la exitosa serie “Sex and the City”. EFE/Álbum Ricardo Rojas

Pero fue esa creatividad de estilista la que le abrió el camino cuando llegó a Nueva York a la edad de 24 años. “Venía con la idea de ser actor pero también tenía que sostenerme, y qué mejor que lo que ya sabía hacer. Creo que la peluquería necesita de gran creatividad, tiene mucho de arte, creas algo único para una persona”, explica.

Su carrera comenzó a despegar cuando fue contratado en la peluquería Oribe, un salón famoso sobre la Quinta Avenida de Nueva York.

Siendo parte de ese equipo conoció en un viaje a Florida a Donatella Versace, de la que fue su peluquero por cerca de 10 años y a quien agradece por todos los contactos y las puertas que le abrió como peluquero y empresario.

Su talento con el cabello ha hecho que sus innovadores peinados hayan llegado a las pasarelas de Versace, Chanel y Dolce & Gabbana, entre otras grandes casas de moda.

En la lista de celebridades que son sus clientas figuran Cher, Mariah Carey, Anne Hathaway, Jessica Chastain y Kate Upton, por nombrar solo algunas.

También es conocido por su línea de cabello Ricardo Rojas Haircare, una colección que define como “muy argentina” ya que ha incluido entre sus ingredientes la yerba mate y otros originarios de su país que nutren el cabello.

La línea la ha dedicado a su mamá, a quien agradece “por enseñarme lo importante, que es sentirse bien consigo mismo”.

Después del éxito como estilista ahora busca triunfar en la actuación. Para eso se ha preparado por varios años tomando clases de actuación con Stella Adler, Susan Batson y Richard Pinter, entre otros.

Está seguro de que va a lograr conquistar Hollywood a su manera. “El éxito es indagar y encontrar dónde está tu felicidad. Para mí ahora esa felicidad está en un escenario”, manifiesta.

“Lo que me resta de energía se lo voy a dedicar a la actuación”, agrega.

En el futuro se ve con una estatuilla del Óscar con su nombre. Su optimismo se debe a una lección que asegura aprendió como inmigrante. “No darse nunca por vencido”.